Paridad de precios hoteleros: un concepto «del pasado»

La evolución reciente de la legislación en todo el mundo ha hecho de la paridad de tarifas un tema habitualmente importante en la industria hotelera.

Pero a pesar de su frecuente aparición en las noticias, la paridad de precios sigue siendo una cuestión complicada, que adopta una forma diferente de un mercado a otro.

Para entender exactamente lo que está sucediendo con la paridad de precios en la industria hotelera, el metabuscador Trivago ha realizado un estudio con el que quiere ofrecer una mirada integral a la paridad de precios desde sus orígenes hasta su estatus legal actual en países de todo el mundo.

El panorama actual de la distribución hotelera es un mosaico global de regulaciones distintas de cláusulas de paridad y distintos comportamientos por parte de las OTAs.

En Europa, varias jurisdicciones nacionales (Francia, Austria, Italia y Bélgica) prohíben por completo todas las cláusulas de paridad de las OTAs, mientras que otro país, Suiza, ha anunciado planes concretos para hacer lo mismo.

En Alemania y Suecia, la regulación sólo se aplica a ciertas OTA (HRS y Booking.com en Alemania, y Booking.com en Suecia), mientras que otras OTAs siguen utilizando cláusulas de paridad “narrow” en estos mercados. Este tipo de legislación permite a los hoteles vender por debajo del precio que ofrecen las OTAs pero no anunciarlo en sus propias webs.

En Australia, Nueva Zelanda y la Unión Europea, Booking.com y Expedia, de acuerdo con los reguladores, han adoptado sólo cláusulas de paridad de tipo narrow. En otros mercados importantes, sin embargo, estos OTA siguen utilizando cláusulas de paridad más amplias.

Algunas OTAs más pequeñas siguen utilizando cláusulas de paridad amplias en todos los mercados, excepto cuando están prohibidas.

Esta investigación en los principales mercados mundiales revela que la paridad de la precios es claramente cosa del pasado en algunas áreas del mundo y en otras en un terreno legal inestable.

Y aunque en algunos países la paridad de tarifas parece segura por el momento, es probable que no hayamos escuchado aún la última palabra en lo que se refiere a lo que está permitido y lo que está prohibido en las complejas relaciones contractuales entre las OTAs y los hoteles.

Fuente: SmartTravel