UZBEKISTÁN El País de las Mil y una Noche

UZBEKISTAN Tierra de las mil y una noches

Uzbekistán eres leyenda, varios siglos te contemplan y un crisol de razas convive en perfecta armonía. El país de las Cúpulas Azules, como también se llama a Uzbekistán, tiene actualmente%  30,2 millones de habitantes repartidos entre diversos grupos étnicos: uzbekos, rusos, tayikos, kazajos, tártaros, mongoles y más.

Maria Rosa Jordan. PERIODISTA

No existe una religión oficial, son laicos, pero el 88% son musulmanes moderados, de mayoría suni y un 9% cristianos ortodoxos. Su régimen político, es una república dictatorial.

Uzbekistán se encuentra situado en Asia Central, gran parte de su territorio está constituido por desierto, el llamado Kyzyl Kum que se extiende por las grandes llanuras del Centro y Norte del país, convertido en el cruce de los mundos, donde se encontraban las diferentes culturas y civilizaciones, por aquí pasaban miles de caravanas muy ricas, comerciaban con alfombras, vinos, sedas y piedras preciosas, la Gran Ruta de la Seda eran más de 12.000 kilómetros que unían, el Mediterráneo y Oriente Medio, con la India y China.

Uzbekistán

A lo largo de su historia, que se remonta hacia 2 siglos antes de Cristo, la tierra uzbeka ha visto el ascenso y el declive de los poderosos imperios de Alejandro Magno, en los años 330-327 antes de Cristo y de Genghis Khan y de Emir Temur Tamerlán el forjador de un imperio a mediados del siglo XIV, fue un genio militar, durante sus campañas, capturó un gran número de arquitectos, artesanos y artistas que embellecieron en especial Samarcanda, donde la mayoría de los monumentos más espectaculares que hoy se visitan, datan de esta época, también floreció, la literatura, la pintura y otras artes, los viajeros como el español Ruy González de Clavijo, enviado del Rey Enrique III de Castilla, quedaron asombrados con el esplendor de Samarcanda, Clavijo escribió el primer libro de viajes de la literatura castellana, escrito en 1406, describe su viaje (1403-1406) es una joya de la literatura.

Entre 1865 y 1875 el ejército imperial ruso se hizo por fin con Tashkent, Samarcanda, Bujará, Jiva y Kokand, fundando en 1924 la República Soviética de Uzbekistán, que duraría hasta 1991 con la independencia, Tashkent entonces era la cuarta ciudad más grande de la extinta URSS y un centro para la investigación y el desarrollo.

Uzbekistán

El 19 de marzo emprendimos el soñado viaje a Asia Central, tuvimos que hacer escala en Roma, aún no hay vuelos directos Madrid-Tashkent, pero valió la pena, llegar después de unas cuantas horas, al destino más asombroso, Tashkent capital de Uzbekistán, llamada la ciudad de piedra y también la estrella de oriente, está situada en la franja oriental del país, muy cerca de las fronteras Kazajastan, Kigustán y Tayikistán, por lo que es la principal puerta de entrada a la república, además de contar con el aeropuerto internacional del país y con un metro que se asemeja al mítico metro de Moscú.

La visita a la ciudad, el Bazaar Chorsu, es un inmenso mercado y la madraza (centro de enseñanza islámica) Kukeldash, el Museo de Historia muy interesante para conocer el devenir de este país, desde la prehistoria, pasando por Tamerlán, el comunismo y la actualidad, una panorámica de la ciudad, avenidas y parques.

Fuimos recibidos en el Ministerio de Turismo, donde las autoridades del comité para el Desarrollo del Turismo de la República de Uzbekistán, entregaron recuerdos del país al Presidente de la Unión Iberoamericana de Profesionales del Turismo de España Don José Luis Lorenzo.

Por la noche yo quise conocer el Teatro de la Ópera y Ballet Alisher Navol, edificio construido en 1947 por prisioneros de guerra japoneses, el espectáculo, una ópera típica uzbeka, me pareció excelente.

Tashkent tiene mucho más para visitar, la Mezquita Juma, el Barrio Antiguo, el Mausoleo de Yunus Jan, Madraza Barak Jan, la Plaza Amir Timur, Monumento al Dolor de las Madres.

Descansamos muy cómodamente en nuestro Hotel Ramada. Al día siguiente muy temprano salimos en avión con destino a Urgench, donde nos esperaba un autobús que nos llevó a nuestro segundo destino Jiva, ciudad del agua y la Perla del Oasis de Khorezm, lo que la convirtió en uno de los grandes centros de la Ruta de la Seda, es una ciudad Medieval casi intacta, incluida enteramente como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Tiene un centro histórico, con más de cincuenta madrazas, mezquitas, mausoleos y la muralla que rodea el Itchan Kala,la ciudadela interior.

La historia habla de que Jiva fue un gran mercado de esclavos que se mantendría hasta el siglo XIX en el que a los cautivos, se les trataba con gran crueldad. La visita a sus innumerables edificios, de una belleza impresionante, es imposible nombrarlas, lo haré con lo más importante, Mezquita de Verano, Minarete Kalta Minor, Madraza de Mohamed Rajim Jan, Palacio Tosh mouli, Palacio Isfandiyar , subir al mirador de Kunya ark al atardecer y visitar la tienda de marionetas Ali Babá y los 40 ladrones.

Ahora la Gran Aventura, nosotros en autobús particular, siglos atrás en camellos, caballos y carros, 440 kilómetros a través del Desierto Kyzyl-kum ( Arenas Rojas ) por la que atravesaban las antiguas caravanas de la Ruta de la Seda, fue impresionante mientras tanto nuestro guía, un joven ruso-uzbeko, nos amenizaba el viaje, contando historias y anécdotas.

Nuestro próximo destino, Bujará, cuenta también con una rica historia, de más de un milenio y su centro antiguo repleto de madrazas, mezquitas y una fortaleza, en total casi 150 edificios protegidos por su valor artístico, es un verdadero imán para el turismo. Bujará ha sido uno de los grandes centros de la civilización persa desde el siglo VI antes de Cristo y ha pertenecido a las diferentes dinastías iranias, hasta el siglo X cuando era la capital del Imperio Samánida.

La Gran Ruta de la Seda que unía  China con Irán y la India con Europa, pasaba también por Bujará, aparte de los conjuntos arquitectónicos, madrazas, mezquitas y el gran minarete Kalyan, en Bujará se ha conservado bien la fortaleza  A los baños medievales y las cúpulas de comercio, que funcionan hasta hoy en día, con un total de más de 140 monumentos arquitectónicos.

Declarada también por la Unesco  como Patrimonio de la Humanidad. Llegó el momento tan esperado de conocer la mítica Samarcanda, tomando el tren de Alta Velocidad (Talgo) traslado en Bus privado al Hotel Grand Samarkand, capital del imperio de Tamerlán, es una de las ciudades más antiguas del mundo, con una historia de 2750 años, la misma edad que Roma, Atenas o Babilonia, fue el cruce más importante de la Ruta de a Seda, con los mejores ejemplos de arquitectura que asombran por su belleza y perfección. Declarada por la Unesco, como Patrimonio de la Humanidad.

La visita más interesante El Registán constituye el conjunto de monumentos más emblemáticos de Samarcanda e incluso de Uzbekistán, son tres impresionantes madrazas, caracterizadas sus fachadas de azulejos de colores, cúpulas azuladas y el Pishtak, el arco sobre la puerta principal a los recintos. La Mezquita Bibi-Janym dedicada a la esposa china de Tamerlán. Observatorio Astronómico construido por el nieto de Tamerlán en 1420.

Son muy interesantes las compras en el Siob Bazar, tejidos de seda, bordados y joyas, sin olvidar la otra zona del mercado, dedicada a a gran variedad y cantidad de frutos secos, alimento que llevaban en las caravanas para suplir entonces, la falta de alimentos frescos durante largo tiempo.

En Samarcanda fuimos a presenciar un espectáculo precioso, El Teatro del Traje Histórico, danzas, música y trajes exquisitos. El último día en Samarcanda, fuimos invitados a la Academia Liseum of Samsu, sede provincial de la Universidad Internacional de Turismo Ruta de la Seda centro de reciente institución, referente en formación turística para todos los países de la OCS y en cuya fundación ha participado activamente como Misión asesora de Expertos de Turismo, la Unión Iberoamericana de Profesionales de Turismo, encuentro de Profesionales, Empresarios y Medios de Comunicación Especializados de España e Iberoamérica.  Autoridades, Formadores y Universitarios Turísticos de Uzbekistán.

Interés para el viajero: viajar por Uzbekistán es muy sencillo, es un país absolutamente seguro, un pueblo amable y educado, que sienten gran curiosidad hacia los extranjeros y que siempre se acercan a ellos con respeto y un gran sentido de la hospitalidad  Su moneda el SOM, se aconseja llevar dólares o euros y no siempre aceptan tarjetas de crédito.

Cuándo viajar: Aconsejo de abril a septiembre. Llevar un buen seguro de viaje. No se necesita desde este año, ningún visado para entrar en el país.

www.Samarkand-renaissance.uz        www.silictour.uz      www.uzpass.com

 

MARÍA ROSA JORDÁN