spot_img
viernes, marzo 1, 2024

Últimos Posts

Turismo musical

La música influye en la vida humana. Desde tiempos remotos, las culturas han utilizado la música como expresión artística, medio de comunicación y instrumento de la cohesión social. En el ámbito militar, la música marcial es crucial para generar espíritu de cuerpo; en el contexto religioso es la vía para la adoración y conexión espiritual.

La música ha sido una herramienta poderosa en la transmisión de valores culturales, enseñanza de la moral, patriotismo y civismo. Desempeña un papel crucial en la formación de la mentalidad de los niños, grabando mensajes y valores -o antivalores- que serán parte de sus vidas. En tiempos de guerra exacerba a los combatientes. En situaciones de paz, fomenta la reconciliación.

Las tradiciones musicales preservan las identidades culturales. La música clásica es un arte, que también sirve para terapias de sanación y relajación. Pero los géneros modernos como el reguetón impactan nocivamente en la juventud, sus letras son usadas para exponer todo tipo de atrocidades, incluidas las adhesiones a las pandillas de Ecuador y que niños de provincias como Esmeraldas, las cantan a pulmón lleno.

En las pandillas la música genera identidad y pertenencia a la vez que expresa realidades sociales que preferimos no conocer, o glorifican la violencia, las drogas y la vida delictiva. Los narcos corridos ya se escuchan en Ecuador gracias a cantantes mexicanos más jóvenes y el mismo Fito se hizo una canción para crear empatía y veneración. Incluso sirve para que las pandillas envíen amenazas a grupos rivales o a las fuerzas del orden.

En el ámbito turístico, la música en vivo atrae visitantes y ofrece experiencias locales auténticas. La conexión entre música y turismo permite comprender la esencia de una comunidad, en nuestro caso: la adicción al alcohol, la autocompasión y el despecho que se reflejan muy bien en la música “nacional”. También refleja la desconexión cultural, como mariachis en Quito o grupos folclóricos que cantan básicamente música boliviana.

La música tiene el poder de influir en el comportamiento humanos a través de letras inspiradoras y melodías conmovedoras. En un mundo que pierde valores esenciales, la música puede ser un vehículo para recuperar la humanidad, fomentar una sociedad más tolerante y compasiva. Su impacto en la educación, la moral y la preservación cultural, hacen de la música una herramienta poderosa que puede y debe ser utilizada para el bienestar y la evolución positiva de nuestra sociedad.

Publicado originalmente en El Comercio.

Latest Posts

No puedes perderte