Turismo 3.0

(Global).- A partir del pasado 21 de abril Google decidió eliminar de sus búsquedas a las webs que no sean ‘responsive’, es decir que no se adapten a los ‘gadgets’ que son cada vez más usados por la población mundial, como las tablets y smartphones, eso significa que millones de negocios de todo tipo, incluyendo los turísticos, han quedado fuera de los resultados de las búsquedas hechas por Google Chrome, el navegador más usado del planeta.

Todas las inversiones hechas en diseño de la página, contenidos, posicionamiento y mercadeo, simplemente han sido devaluadas al mínimo y la presión -o desesperación- por no quedar fuera del mercado, obliga a comprar nuevos ‘templates’ adaptables que permitan al cliente, desde su celular, tener una navegación amistosa y eficiente de los contenidos que le interesan y hacer las compras que necesita. Probablemente algunas webs no se vean tan afectadas por no ser 3.0, como por ejemplo presidencia.gob.ec o turismo.gob.ec, no así tame.com.ec, que es uno de los portales menos eficientes.

Quedan atrás las webs 1.0 donde cambiar una foto o una frase requería del tiempo y poca buena voluntad del programador. El Turismo 2.0 en cambio permite al propietario del hotel  actualizar contenidos todos los días para ir a la par de las OTA -Online Travel Agencies- como Booking o Despegar, las colonizadoras del turismo mundial, de las cuales aún no dependemos tanto como en Europa.

El Turismo 3.0 es multipantallas. El potencial cliente se informa desde su celular mientras está en movimiento. Busca desde su tablet cuando almuerza o está en un sitio cerrado. Navega desde su computador en casa o en la oficina. En Latinoamérica el 80% de las búsquedas y compras se hace en una computadora, pero hacerlo por tablets y teléfonos inteligentes tiene un crecimiento del 50%.

Para lograr que el hotel tenga ocupación ahora es imprescindible tener la página web con excelentes contenidos, bien posicionada, con motor de búsqueda (SEO) eficiente, pagar links patrocinados en los buscadores,  estar muy activo en las redes sociales, especialmente en Facebook, que es el principal referente de recomendaciones turísticas. Twitter es utilizado en el turismo para referenciar los sitios que visitamos. Ello implica que un hotel o restaurante sin Wi-Fi gratuito no será recomendado: en bien o en mal.

Según los ejecutivos de Google, las fuerzas que están redefiniendo el nuevo marketing están centradas en el ser humano, en personas que tienen reacciones ‘gatillo’, lo que tira al piso las clasificaciones por grupos de edad o región, todos quieren sentirse diferentes, buscan servicios personalizados y gratificaciones instantáneas, no quieren llenar un formulario ni establecer una relación con su empresa para recibir un descuento o premio.

La reputación online es la nueva moneda del turismo, 92% de las personas confían en las recomendaciones de personas conocidas, solo 47% en los comerciales de TV. El Turismo 3.0 exige una gestión de marca o ‘branding’ con performance, es decir con innovación, artístico, con una clara definición del servicio ofrecido, que no debe presentar muchas opciones, pues ya tomamos demasiadas decisiones cada día. (Guido Calderón, TRAFFIC)