Si amas la arquitectura debes visitar Le Havre

Le Havre es la ciudad más poblada de Normandía.

Grandes avenidas y construcciones públicas tan espectaculares como el Ayuntamiento y la iglesia de San José definen la estética de Le Havre, una ciudad renacida en los años cincuenta del pasado siglo como meca de la arquitectura y el urbanismo, que sigue sumando referencias como el Espacio Oscar Niemeyer, el Museo de Bellas Artes André Malraux y los más recientes Cité A Docks y Les Bains des Docks.

Con sus casi 175.000 habitantes, Le Havre es la ciudad más poblada de Normandía. Muy conocida por tener un importante puerto de mercancías y pasajeros (cruceros incluidos), justo en la desembocadura del Sena, también lo es por estar incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco por su urbanismo y por la arquitectura de buena parte de sus construcciones.

El arquitecto Auguste Perret es considerado pionero en la utilización del hormigón armado en la construcción de edificios y responsable del renacimiento de Le Havre a partir de 1946

Algo muy sorprendente, sobre todo porque sufrió intensamente la destrucción provocada por los bombardeos durante la II Guerra Mundial.

Centro Le Havre reconstruido por Perrer. Foto Turismo Normandía.
Centro de Le Havre reconstruido por Auguste Perret. Foto Turismo Normandía.

El ‘padre’ del renacimiento

La ‘culpa’ de este reconocimiento por parte de la Unesco la tiene el arquitecto Auguste Perret, considerado el pionero en la utilización del hormigón armado en la construcción de edificios, y responsable del renacimiento de Le Havre a partir de 1946.

El resultado es una ciudad de amplias avenidas y bulevares, casas con grandes ventanales para aprovechar la escasa luminosidad de la zona y construcciones públicas tan espectaculares como el Ayuntamiento y, sobre todo, la iglesia de San José.

Iglesia de San José. Turismo Normandia.
Interior de la iglesia de San José. Foto Turismo de Normandía.

Esta es un sorprendente edificio que, por fuera, recuerda la estética de los rascacielos neoyorquinos pero que se transforma en su interior en una inmensa torre hueca recubierta de azulejos que subliman la sensación de espiritualidad.

Le Havre, lejos de quedarse en las mieles de esas brillantes obras de posguerra, sigue transformando su urbanismo con nuevos aportes arquitectónicos

Nuevos aportes

Le Havre, lejos de quedarse en las mieles de esas brillantes obras de posguerra, sigue transformando su urbanismo con otros aportes arquitectónicos.

Algunos tan llamativos como el Espacio Oscar Niemeyer, iniciado en los años 80 del siglo XX pero reformado y ampliado entre 2014 y 2015, y cuyo Volcán (centro de convenciones y espacio escénico) se ha convertido en uno de los principales símbolos de la ciudad.

Volcan Le Havre. Foto Pinterest.
Vista aérea del Volcán. Foto Pinterest.

El Espacio Oscar Niemeyer, iniciado en los años 80 del siglo XX pero reformado y ampliado entre 2014 y 2015, y su Volcán (centro de convenciones y espacio escénico) conforman uno de los principales símbolos de la ciudad

El complejo, situado en pleno centro urbano, incluye también una original y sinuosa biblioteca y una plaza pública con tumbonas que emulan a las de las inmensas playas de la región.

Todo ello constituye un agradable punto de encuentro para los habitantes de la ciudad y quienes los visitan.

Con vistas al mar

Con vistas al mar está otro de los referentes arquitectónicos de Le Havre: el Museo de Bellas Artes André Malraux, cuyo proyecto fue firmado en los años 60 por los arquitectos Lagneau y Audigier y que fue renovado a finales del siglo XX por Beaudouin.

Se trata de un original espacio que, una vez más, apuesta por la iluminación natural a través de grandes ventanales y por el blanco en sus muros. Aparte de su colección pictórica y escultórica permanente, con un especial protagonismo de los maestros impresionistas franceses, el museo ofrece una interesante agenda de muestras temporales de artistas de talla internacional.

Museo de Arte Moderno André Malraux.
Museo de Arte Moderno André Malraux.

Entre los últimos hitos arquitectónicos de esta encantadora urbe francesa está el complejo de piscinas y spa proyectado por el gran referente del diseño francés en la últimas décadas, Jean Nouvel, llamado Les Bains des Docks

A la vanguardia del diseño

Muy original resulta el complejo de apartamentos en contenedores, construidos en 2010 para estudiantes y conocido como Cité A Docks, firmado por el estudio Catani Architects.

Residencia de estudiantes Cité A Docks. Foto Pinterest.
Residencia de estudiantes Cité A Docks. Foto Pinterest.

Como también lo es el monumento en forma de arco situado junto al puerto y construido también a base de contenedores de barco pintados de colores y que conmemora los 500 años de fundación de la ciudad.

Entre los últimos hitos arquitectónicos de esta encantadora urbe francesa está el complejo de piscinas y spa proyectado por el gran referente del diseño francés en la últimas décadas, Jean Nouvel, llamado Les Bains des Docks.

El pasado febrero se presentó un proyecto de construcción de viviendas sobre el espacio que ocupaba la antigua escuelas Videcoq, en pleno centro reconstruido, que seguirá la estela de modernidad arquitectónica que es ya sello de la ciudad. De uso mixto, el edificio que firma el estudio de arquitectos Hamonic & Masson pretende unir la ciudad y el mar en una torsión excepcional que además explorará el hábitat vertical en zonas urbanas.

Proyecto de Hamonic y Masson para Le Havre.
Proyecto de Hamonic y Masson para Le Havre.

Son varios de los últimos grandes proyectos, afirmamos, porque desde luego el futuro promete novedosas e interesantes creaciones para que Le Havre siga siendo uno de los referentes mundiales de la nueva arquitectura.