SANTANDER, LA MARINERA

(España).- El municipio de Santander cuenta con la capitalidad de la comunidad autónoma de Cantabria asentada en la costa central y una población de 180.000 habitantes que se extiende por enclaves como Peñacastillo, Cueto, Monte y San Román, antaño alejados de la urbe y hoy perfectamente integrados. Con una larga historia y una clara vocación marinera, los servicios y el turismo son, hoy en día, el sustento económico de sus gentes, que se reparten en sus 35 kilómetros cuadrados. Es una acogedora y tranquila ciudad costera, con una amplia bahía orientada al sur cuya belleza ha hecho que sea considera una de las bahías más bellas del mundo. Principal puerto de las exportaciones castellanas durante los siglos XVIII y XIX, conserva calles señoriales, testigos del esplendor de la época.

Con trece playas en su entorno y numerosos parques, tiene en El Sardinero una espléndida zona residencial con extraordinarias mansiones, entre las que destaca el Palacio de la Magdalena, antigua sede veraniega de los Reyes de España y hoy Universidad Internacional. Santander es una ciudad dinámica, con intenso movimiento comercial y de servicios, y durante todo el año disfruta de mucha actividad cultural. El Palacio de Festivales cuenta con un programa anual de gran categoría,  que culmina en verano con el Festival Internacional de Santander. Destaca también la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, pionera entre los campus de verano de España y el renovado y ampliado Museo Marítimo del Cantábrico, además del espectacular campo de golf Mataleñas.

La ciudad ofrece espléndidas condiciones para el paseo, sea por la orilla del mar, de Cabo Mayor a El Sardinero, de allí a La Magdalena, y de ésta hacia el centro por la Avenida de Reina Victoria- contemplando sus bellas playas de fina arena; sea en el centro histórico, de Puertochico hasta más allá de la Calle Burgos, alternando la contemplación de nobles edificios con los escaparates del mejor comercio. Es rica en zonas verdes. Ahí están los parques de La Marga y Morales, los jardines de Pereda, la Magdalena o Mataleñas y Cabo Mayor. La ciudad ha sabido desarrollarse respetando su privilegiado entorno natural, que es también espacio de recreo y deporte.

Palacio-de-la-Magdalena

Hay una serie de visitas obligadas como son la Catedral, el Palacio de la Magdalena, la Plaza Porticada, El Banco de Santander, el Gran Casino del Sardinero, o los ya más modernos  Palacio de Festivales, de Exposiciones o Deportes. Sin olvidar diversos museos como son el Museo de Bellas Artes, la Biblioteca Menéndez Pelayo, el Museo Marítimo del Cantábrico, la Biblioteca Central, el Museo de Prehistoria, entre otros. Y en marcha otros proyectos sumamente interesantes como es el caso del Centro Botín, en el centro de la ciudad asomado a la bahía. Su amplia bahía orientada al sur  de gran belleza la ha hecho acreedora a pertenecer al selecto “Club de las Bahías más Bonitas del Mundo”.

Una ciudad moderna debido en gran parte al incendio que tuvo lugar en 1941 y que destruyó su casco antiguo que tuvo que ser reconstruido en casi su totalidad la ciudad se caracteriza por estar urbanizada sobre distintas lomas y vaguadas, lo que le hace tener calles empinadas, cuestas y bajadas pronunciadas, amplias alamedas, paseos costeros y por haber ganado terreno al mar en una amplia zona del centro.

HISTORIA

Hotel-Real-bahia

Los restos del Paleolítico Inferior hablan de su larga historia, pero fue en la época cántabro-romana cuando se tiene constancia de ser un núcleo de población. Fue en el siglo VIII cuando al llegar las reliquias de San Emeterio y San Celedonio la ciudad comenzó a denominarse Portus Sancti Emereti, de donde deriva el actual Santander.
El crecimiento durante la Edad Media estuvo motivado por una intensiva pesca de altura, el comercio marítimo con el norte de Europa y la construcción naval. Una desoladora peste producida a finales del XV y principios del XVI, que propició la muerte de dos tercios de la población; la explosión del vapor Cabo Machichaco y el incendio de 1.91 fueron tres circunstancias que marcaron negativamente el desarrollo de la urbe.

Es en la década de los sesenta cuando la ciudad experimenta un gran crecimiento urbanístico. La burguesía de finales del XIX apostó por el desarrollo portuario y por el turismo dotando a el Sardinero de infraestructuras necesarias para los baños. La Gaceta de Madrid publicó en 1.847 lo que se conoce como el primer anuncio turístico editado en España en el que se publicitaba que las playas del Sardinero estaban preparadas para recibir turistas. “Baños de ola” que tuvieron su culminación con los veraneos de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia con sus hijos, que propició la construcción del palacio de La Magdalena y del hotel Real. Aquellos “Baños de ola” se siguen recreando con una divertida programación que todos los veranos prepara el ayuntamiento en torno al Sardinero. A las afueras de Santander se encuentra la playa e Isla de la Virgen del Mar y en la campa la ermita dedicada a la patrona de Santander.

Bahia-Santander-5

FIESTAS

La urbe promueve a lo largo del año eventos festivos interesantes que llenan sus calles y plazas de gentes deseosas de divertirse como es el caso de los carnavales, los “Baños de Ola” y la Semana Grande, con las casetas de los hosteleros en la calle, la feria taurina de Santiago, conciertos, bailes y fuegos artificiales. Viene a finales del verano “La Semanuca”. No habrá que olvidar la festividad de la Virgen del Carmen, vivida con especial devoción por los vecinos del barrio Pesquero y de Santander en general.

Al ser  centro de servicios la hostelería tiene un especial protagonismo. El ambiente de tapeo y copas se reparte por la ciudad, en el Sardinero, Río de la Pila, Puerto Chico, Tetuán, la plaza Pombo, la calle Vargas. ¿Y qué decir de su oferta gastronómica? Extraordinaria, para todos los gustos y todos los bolsillos, pero con enclaves de referencia como El Serbal, La Posada del Mar, Del Puerto, Cañadio, La Bombi, Zacarías, El Riojano… y tantos otros, con sus  gastrobares, mesones y tascas.

Contacto: Andrés Alonsoadelsaja@gmail.com

#NacidoparaViajar