spot_img
sábado, junio 15, 2024

Últimos Posts

Paseo en Lisboa

Por António Avelar.

Lisboa es una ciudad llena de luz. No solo en verano que cuenta con el sol resplandeciente en el cielo, sino durante todo el año, cuando destacan el amarillo, el rosa y el azul de los edificios.

Lisboa es una ciudad llena de luz. No solo en verano que cuenta con el sol resplandeciente en el cielo, sino durante todo el año, cuando destacan el amarillo, el rosa y el azul de los edificios.
Lisboa es una ciudad llena de luz. No solo en verano, con el sol alto en el cielo, sino durante todo el año, cuando destacan el amarillo, el rosa y el azul de los edificios. Una tarta de natillas y un café en Manteigaria son ideales para empezar el día. Hay vistas para disfrutar cerca, en el Miradouro de São Pedro de Alcântara, o en la cima de otras colinas: el Jardim do Torel o el Miradouro do Monte Agudo. Nadie permanece indiferente a las vistas de Lisboa. Ser la capital de un país marinero tiene sus recompensas: el mejor marisco de Marisqueira do Lis lo convierte en un almuerzo maravilloso. Debería pedir más tostadas con mantequilla antes de que se agoten las de la mesa, para no desperdiciar la salsa de las almejas al estilo Bulhão Pato. Caminando por la avenida, nos detenemos en Palma, en la bulliciosa plaza de Largo do Intendente, para tomar un margarita de hibisco. La zona ribereña relativamente nueva, desde Campo das Cebolas hasta Ribeira das Naus, se puede recorrer a pie. Luego, una visita a la Galería Malapata, donde encontramos ilustraciones y artefactos de jóvenes artistas portugueses. ¿Son el futuro de la ilustración? Puede que valga la pena comprar un recuerdo para llevar a casa. Las cornucopias de huevo dulce de la pastelería Alcoa un poco más arriba en el Chiado no se olvidan fácilmente.

En Lisboa, se hace mucha vida en la calle y, entre todas sus tiendas y quioscos, hay lugares en los que siempre hago una parada: The Feeting Room, Pau-Brasil y Quiosque Lisboa. Todas estas visitas implican una subida por la Rua da Misericórdia, con una parada obligatoria en la iglesia jesuita de São Roque y un recorrido por las fabulosas tiendas de antigüedades y los tentadores bares que hay a lo largo del camino.

Lisboa representa también la fusión de siglos de influencias, y no hay nada mejor que probar la cocina de Goa en Jesus é Goês, donde el asombroso cazón ambotik le hará sudar. De postre, no hay nada como el sabor de un bebinca.

El Topo, en la plaza Martim Moniz, remata la velada con magníficas vistas del castillo.

Por la mañana, visitamos Fábrica Lisboa, donde se elaboran y sirven los mejores croissants, paseamos por las estrechas calles de Alfama en dirección al imponente Panteón Nacional y luego nos dirigimos al mercadillo de la Feira da Ladra, con sus tesoros escondidos. Uno de ellos, menos itinerante que la feria, es la tienda de cerámica Armazém das Caldas. Almorzamos en Santa Clara dos Cogumelos y subimos (una vez más, aunque en Lisboa las subidas a pie siempre tienen recompensa) hasta el Jardim do Cerco da Graça. Recargamos las pilas con un trozo de tarta de chocolate en la cafetería Teatro da Garagem y una visita al antiguo barrio de Mouraria por la Rua de São Cristóvão. Cenamos comida típica portuguesa en Trigueirinho, que nunca nos deja indiferentes, y volvemos al Largo do Intendente, donde un cóctel en el último piso de la Casa Independente o una limonada en la terraza nos trasladan a una Lisboa más alternativa, libre y divertida.

Publicado en TAP.

Latest Posts

No puedes perderte