Montevideo de ciudad turística a destino turístico inteligente

Edificio La Proa

Montevideo inauguró la nueva Oficina Turística Inteligente en el edificio La Proa en la Ciudad Vieja.

La ceremonia del corte de cinta tuvo lugar el martes 5 de noviembre al mediodía, en Piedras 257, en la proa con las peatonales Pérez Castellano y Yacaré, frente al clásico edificio del Mercado del Puerto. 

En la inauguración, actuaron como anfitriones la ministra de Turismo de Uruguay, Liliam Kechichian; el intendente de Montevideo, Christian Di Candia; el director de Desarrollo Económico de Montevideo, Oscar Curutchet; el alcalde del municipio B, Carlos Varela, y la directora de la División Turismo, Elizabeth Villalba, quienes hicieron uso de la palabra y luego procedieron a la ceremonia del corte de cinta, junto al presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, Cr. Juan Martínez Escrich. 

Proa al Turismo

Elizabeth Villalba dijo “es un sueño logrado y el broche de oro de este Destino Inteligente que construimos para Montevideo”, aclarando que la capital es uno de los pocos en América Latina, junto con Buenos Aires y México. Destacó el trabajo de gobernanza, que se va a profundizar a partir de la puesta en marcha del nuevo Bureau de Montevideo. Enfatizó en la sostenibilidad, accesibilidad y tecnología asociada al conocimiento para la gestión del destino. Describió las bondades del edificio “que tiene prestaciones increíbles” que alberga la sede de la División Turismo y el Servicio de Turismo, “para trabajar de manera coordinada y más eficiente”. Mencionó la cercanía con la sede del Ministerio de Turismo y la Administración Nacional de Puertos, para encarar la recepción de los cruceristas. Remató sus palabras con el agradecimiento a toda la gente que estuvo involucrada y trabajó en el proyecto, comenzando por el equipo de la División y el Servicio de Turismo. “Queremos que este edificio inteligente se convierta en un gran referente del punto de vista turístico de  la ciudad”.

Curutchet expresó que la remodelación y recuperación de este espacio “constituye un hito en sí mismo”. Luego se refirió a la creación de la tasa turística de Montevideo, “que va a permitir un desarrollo a largo plazo pensando en la promoción del destino, en un trabajo conjunto público y privado”. El alcalde Varela saludó a los operadores turísticos, “porque esto es una respuesta pública a una demanda del sector privado, a efectos de centrar la atención en una de las áreas estratégicas de mayor crecimiento en la ciudad y el país”. 

El intendente destacó lo que llamó una “oficina de bienvenida al casco histórico a todos los montevideanos y a los turistas que llegan a Montevideo”. Mientras que la ministra de turismo refirió que la Ciudad Vieja “ahora es el lugar más visitado por los turistas que llegan a la capital” -que el año pasado fueron cerca de un millón-, haciendo de Montevideo el principal destino turístico del país. “Este es el Uruguay que está preparado para hacer las cosas bien, con calidad y la mejor oferta y el mejor servicio para nuestros visitantes.”

Sede de la División Turismo y más

Según una imagen de 1915, en esta esquina emblemática existió el café y bar La Proa, que luego fue demolido. El edificio de 3 pisos fue construido hace 24 años; alojó un restaurante, una tasca y una heladería. Hoy revivió luego de 4 años de abandono, con un diseño moderno, totalmente accesible, luego de una inversión de U$S 675.000. 

En la planta baja se encuentra el área de información, que ofrece un servicio innovador y creativo a quienes visitan la ciudad, con espacios polivalentes y área interpretativa. Se brindará asesoramiento personalizado, con diferentes plataformas que permiten entrar en contacto con el destino: pantallas táctiles, recursos geolocalizadores, juegos, tecnología ‘wearable’, entre otros. En el segundo piso están las oficinas de la División Turismo de la Intendencia de Montevideo, además de salas de reuniones y exposiciones, y un espacio de trabajo para la Asociación Turística de Montevideo. En el techo sorprende un espacio para distenderse, con un jardín vertical y una huerta orgánica, con bancos y un mirador para observar la Ciudad Vieja y algunos de sus magníficos edificios desde ese tercer piso.