LOS RICOS DEBEN PAGAR IMPUESTOS

Por Guido Calderón

El Sector Turístico del Ecuador comprende varios miles de negocios que prestan servicios de Alimentos, Bebidas, Turoperadores, Hospedajes y Transporte, bajo dependencia del Ministerio de Turismo o del Ministerio de Gobierno.

Cada uno necesita como básico una página web, fampage de Facebook y una cuenta en Instagram.

Para el manejo rentable de estas 3 plataformas, un hotel pequeño de 10 a 20 habitaciones, requiere al menos 2 personas para gestionarlas; pero la mayoría de Propietarios no las contratan, por el peso laboral que implica; quedan fuera del mundo digital y difícilmente contratarán sus servicios.

Unos pocos hoteleros recurren a “Comunity Managers” externos, que cobran entre 200 a 300 usd mensuales por 3 a 4 posteos semanales, lo cual ayuda, pero no es suficiente.

La mayoría de personas que brindan estos servicios digitales, administran entre 6 a 10 cuentas, más no les es posible, aun si trabajan 10 a 12 horas diarias. ¿La solución? Contratar otras personas para absorber más cuentas y crecer financieramente; pero ahí vienen el freno.

La mayoría de los jóvenes Profesionales Ecuatorianos que brindan estos servicios digitales cobran en efectivo y no pagan impuestos. Crecieron con el concepto que “los Ricos pagan impuestos” y como no son ricos, no creen que deben pagarlos; que es lo que deben hacer cuando contratan a otros Jóvenes Milennials, que a su vez exigen “sus derechos”, entre ellos; los laborales: un seguro social que les robará sus ahorros y sobresueldos.

Exigir derechos y no pagar impuestos, es la vía a la pobreza de los Milenios Ecuatorianos, está en su ADN laboral. Y es peor cuando se les recuerda “el que más consume más paga” impuestos, que se resumen en las famosas tarifas comerciales e industriales.

Muchos negocios turísticos se mantienen pequeños para no pagar tarifas comerciales y muchos Emprendedores Digitales no contratan más personas para no pagar impuestos. Si un joven profesional proyecta con su trabajo independiente, ingresos por 50.000 al año de los cuales debe pagar 10.000 en impuestos; prefiere no hacerlo.

Por ello nuestro País no progresa, todo está diseñada para castigar el crecimiento, al contrario que en los Países Desarrollados, donde a mayor consumo menor el precio de los servicios básicos e impuestos, lo que motiva a crecer a las industrias, a contratar más gente, producir más, así sus artículos se hacen más baratos y es mayor la utilidad al venderlos.

Miles de empresas turísticas ecuatorianas necesitan urgente servicios digitales. Miles de jóvenes pueden dar estos servicios. Pero todos prefieren mantenerse pequeños, informales e ilegales, para no pagar impuestos.  Vivimos la paradoja que cada día hay más trabajo pero menos empleo.

Con impuestos un país progresa. Pero debemos pagarlos todos y beneficiamos del Progreso que reduce la pobreza y sí, crea más ricos; y ojalá estos Nuevos Ricos sean anteriores pobres que emprendieron negocios y no que ocuparon cargos públicos. / Guido Calderón