Los Enólogos debaten sobre los últimos avances, ténicas y estudios del sector.

La importancia de la gestión del oxígeno en los vinos tanto en barrica como en otros recipientes, el papel de la microbiota en el terroir y en su posible influencia sobre la composición y la calidad de los vinos, las bacterias lácticas en el vino y el desarrollo de microorganismos en uva…

Son algunos de los temas a debate en la primera jornada de ponencias del XVIII Congreso Nacional de Enólogos que se celebró ayer viernes en la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias (ETSIIAA) de Palencia, un encuentro que se celebra cada dos años y reúne a enólogos de todas las zonas de España y a científicos de todo el país expertos en enología y viticultura.

Los retos de los enólogos

La primera ponencia de la jornada corrió a cargo de María del Álamo, profesora del departamento de Química Analítica de ETSIIAA, quien analizó la importancia de la gestión del oxígeno en los vinos tanto en barrica como en otros recipientes de materiales naturales o sintéticos, compartiendo con los asistentes sus últimos estudios y mediciones.

Seguidamente, los taninos, el embotellamiento y los tapones y los fenoles fueron los protagonistas de la primera charla técnica, con las intervenciones de Javier Téllez, de Lallemand; Marta Arranz, enóloga de Vinventions, y el portugués Felipe Ribeiro, director técnico de SAI.

Por su parte, el prestigioso enólogo francés Pascal Chatonnet centró su ponencia en el papel de la microbiota en el terroir y en su posible influencia sobre la composición y la calidad de los vinos, destacando la importancia de la microbiota asociada con el suelo del viñedo en el desarrollo de la vid, las características de las uvas y, asociado a estas, de los propios vinos. El enólogo planteó la opción de aprovechar y conocer las características del terroir y las interacciones entre microorganismos, suelo y vid como alternativa ante las acciones directas en fermentación y microbiología.

Otros temas de interés en este primer día del congreso de enólogos fueron las bacterias lácticas en el vino y el desarrollo de microorganismos en uva, de la mano de Luis Cotanda, del departamento técnico de Agrovin, las enfermedades de la madera de la vid, uno de los principales riesgos del viñedo, por Juan José Rubio, del Instituto de Investigación de la Universidad de León, y la aplicación de abonos orgánicos y la importancia del suelo y el equilibrio nutricional del viñedo en el resultado final del vino por parte del también investigador de la ULE, Enrique Garzón.

Fuente: Diario de Gastronomía.