Los Emiratos Árabes Unidos revolucionan los safaris

Los Emiratos Árabes Unidos revolucionan los safaris

Los Emiratos Árabes Unidos quieren evitar que las visitas internacionales se concentren en los atractivos urbanos de Dubái Abu Dabi. Una alternativa es promover el turismo de naturaleza, pero para minimizar el impacto ecológico cuenta con un proyecto que puede revolucionar los safaris del futuro.

Para el 2021 el pequeño estado árabe espera inaugurar los Biodomos, unas cúpulas construidas con materiales y técnicas sostenibles en las montañas de Al Hayar, un rico ecosistema diferente a las arenas del desierto que ocupan gran parte de la superficie del país.

Esta gigantescas estructuras, diseñadas por el estudio Baharash Architecture se construirán con materiales prefabricados para minimizar el impacto en el ecosistema. Estarán semi enterradas en la superficie de manera que en su interior se puedan conservar diversos ejemplares de la flora y fauna endémica de esta región, al este de los EAU.

 

Un sitio para explorar las montañas de Al Hayar

En el interior de las tres cúpulas con una estructura de hexágono habrá un anfiteatro, sitios para comer y descansar, y un restaurante especializado en comida autóctona. Al estar cerradas tendrán un microclima más agradable que las temperaturas extremas del exterior.

Los EAU esperan llegar a los 30 millones de visitas internacionales para la próxima década

La idea es que estas cúpulas sirvan para que los visitantes a la reserva de Al Hayar puedan realizar sus visitas con el menor daño posible al medio ambiente. Las estructuras se nutrirán de energías renovables, el agua será reciclada y reutilizada y los residuos orgánicos serán tratados para producir compost y fertilizantes.

Para la próxima década los Emiratos esperan recibir a 30 millones de visitas internacionales. El turismo generará un volumen económico de 43.000 millones de euros y creará 770.000 puestos de trabajo.

Qué descubrir en la cordillera

Fuera de los domos los visitantes podrán descubrir que estas montañas son diferentes al cliché geográfico que se pueda tener de los Emiratos: las formaciones rocosas rozan los 3.000 metros de altitud, en donde abundan los arbustos en las partes bajas y los acebuches, higueras y enebros en los estratos superiores. También se encuentran árboles frutales como el albaricoque o la granada.

En cuanto a la fauna, estas montañas son el hogar de varias aves rapaces como el buitre egipcio o el buitre orejudo. Las gacelas de montaña también viven en la región, así como el tahr árabe, una especie de cabra salvaje.

Los pequeños reptiles como los geckos y lagartos también se esconden entre las rocas. Inclusive el huidizo leopardo árabe, en grave peligro de extinción, fue avisado en esta cordillera.