Las Palmas de Gran Canaria: un turismo inclusivo frente a la turismofobia

A diferencia de lo que sucede en otras ciudades, donde el exceso de visitantes ha alterado la convivencia con los vecinos, Las Palmas de Gran Canaria presume de un turismo inclusivo. Es más, sus habitantes ven en el crecimiento de esta actividad una oportunidad y no un problema. Así lo recoge el estudio ‘La población de Las Palmas de Gran Canaria ante el fenómeno turístico’, encargado por la Concejalía de Turismo a la empresa TSA-Técnicos en Socioanálisis, que destaca que en la capital grancanaria no existe rechazo a los visistantes. El 53,1% afirma claramente que no existe ninguna aversión y sólo el 27,7% lo reconoce en algunos casos.

La encuesta, para la que en febrero entrevistaron a unos 1.200 residentes en los cinco distritos de la ciudad, se basa en cinco grandes bloques: la percepción sobre el turismo, las repercusiones económicas y sociales de esta actividad sobre la población, el grado de dependencia que existe entre la población y el turismo, la interacción visitante-anfitrión y la opinión pública ante el fenómeno del alquiler vacacional.

El 79% de la población considera que Las Palmas de Gran Canariaofrece una imagen buena o muy buena y un 77,2% apunta que las zonas turísticas han mejorado en los últimos cinco años con respecto a la situación anterior. Sólo un 10,6% percibe un empeoramiento y un 11,7% mantiene que la situación continúa igual.

El concejal de Turismo, Pedro Quevedo, ha explicado que “estos datos refuerzan la idea que siempre ha presidido nuestra política turística de que un destino no es bueno para los turistas, sino para sus ciudadanos”.

Se trata de la primera encuesta cualitativa promovida por dicha concejalía para conocer la visión que tienen los residentes y los profesionales del sector en la ciudad de cara a definir el Plan Director de Turismo de la capital y establecer directrices para un desarrollo equilibrado sostenible y de calidad en los próximos años.

Quevedo ha indicado que la ciudad está «en un momento decisivo ya que hemos alcanzado e incluso superado las expectativas más optimistas y nuestra ciudad se enfrenta a un nuevo escenario. Debemos adelantarnos para no comer los mismos errores que se han hecho en otros destinos urbanos”.

Carga turística

Para el 66.4% de las personas entrevistadas, el número de turistas que visita la ciudad es el apropiado; mientras que el 30% restante se distribuyen entre los que piensan que el número de turistas es insuficiente -un 16,4%- y los partidarios de restricciones, un 14,6%.

Existe mayor consenso a la hora de valorar la importancia del turismo para la economía de la ciudad, sobre todo por la creación de empleo (90,7%), la mejora del equipamiento urbano (86,8%), la generación de más actividad económica (86%) y la mejora de las actividades culturales y de ocio (84,6%).

El efecto negativo de la actividad turística se manifiesta en aspectos como la baja disponibilidad de viviendas asequibles (68,1%), el aumento del coste de la vida (56,3%) o la conservación del medio ambiente (40,9%)

Los residentes en Las Palmas de Gran Canaria niegan antiguos estereotipos como aquellos que aseguraban que la ciudad tiene una oferta turística de mala calidad (81% opina lo contrario) o que ha perdido su sabor tradicional y su identidad debido al turismo (74,9%). Es más, la opinión mayoritaria es que la calidad de los visitantes ha mejorado en los últimos años (62,5%).

De forma negativa, se apunta a que la mayor parte de los empleos que genera el turismo no son de buena calidad (62,2%) y que la mayor parte de la riqueza que se genera en canarias beneficia a empresas foráneas (53,1%).

En esta ciudad no existe rechazo a los turistas, según la encuesta. El 53,1% afirma claramente que no existe ningún rechazo y sólo el 27,7% lo reconoce en algunos casos.

Al 84% de la población no le influye la presencia de turistas a la hora de pasear por cualquier zona turística de la ciudad y solo un 4,7% considera que los visitantes tienen un mal comportamiento

Los habitantes de Las Palmas de Gran Canaria se autodefinen como muy atentos con los visitantes. Según la encuesta, se declaran como unos anfitriones de trato muy bueno o bueno para el 90,7% de los hombres y mujeres entrevistadas.

Alquiler vacacional

El estudio analiza la opinión de los encuestados acerca del fenómeno del alquiler vacacional, de su coste económico y social, además de su regulación.

La respuesta mayoritaria, el 61,6% considera que se debe mejorar la regulación del alquiler vacacional (actualmente en una situación de vacío legal). Sólo un 15,2% opina que la regulación actual es correcta y el 15,8% cree que esta actividad se debería prohibir en los edificios con vecinos.

El aumento de los precios de los alquileres es el principal coste económico negativo. Así opina el 83,3% de encuestados, seguido de la dificultad a la hora de encontrar vivienda -el 78,4%-, la generación de empleos precarios -el 61,5%- y el aumento del coste de la vida, el 58,6%.

En lo que se refiere a los beneficios sociales, los resultados de la encuesta están más polarizados. El 52,3% opina que los beneficios del turismo llegan a los barrios; para un 48,7% se produce una mejora de las viviendas y el 41,9% que facilita el reparto de los beneficios del turismo.

Fuente: Hosteltur