EVENTOS POPULARES Y BRECHA GENERACIONAL

Luciane Leite, Diretora de WTM Latin America

Por: Luciane Leite

Brasil está envejeciendo. La afirmación es una constatación del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), que proyecta que para 2060 el 32% de la población brasileña tendrá 60 años o más.

Hay muchos factores que indican este envejecimiento natural del país. El aumento de la expectativa de vida y la disminución de las tasas de natalidad son dos de ellos.

Hasta 1980, al analizar la edad promedio de los brasileños, el gráfico tenía un aspecto piramidal, que revelaba una población joven mucho más grande que la de ancianos. En el gráfico actual, los rangos etarios de 25 a 54 años ya son más representativos, y esto también tiene impacto sobre la fuerza laboral que el país tiene a su disposición.

Después de todo, ¿estamos preparados para emplear a generaciones tan diferentes?

Esta cuestión está presente en esta reflexión, pero también va más allá. ¿Las empresas están considerando contratar capital humano mayor de 45 años? Las dos preguntas parecen hablar de universos opuestos, pero de hecho se refieren a un entorno laboral rutinario y actual.

Si por un lado tenemos jóvenes de 20 a 25 años con poca experiencia y, por lo tanto, con pocas oportunidades de desempeñarse en el mercado laboral, por otro, tenemos profesionales más maduros con conocimiento, bagaje, experticia y disposición para llenar espacios que las empresas no les brindan debido a la edad.

Me complace decir que, con mayor frecuencia he escuchado relatos de empresas que están comenzando comprender esta idea y contratando profesionales mayores de 50 años ‒lo que me da esperanza‒, al mismo tiempo que les están brindando a jóvenes que están comenzando sus carreras la oportunidad de aprender, desarrollarse y mejorar en el mercado laboral.

En nuestra industria turística, así como en la de ferias y eventos, la realidad no es diferente. Y aquí, volvemos a la primera pregunta: ¿Estamos preparados para emplear y gerenciar personas de generaciones tan diferentes?

¡Deberíamos estarlo! La pluralidad de generaciones debe verse cada vez más como un desarrollo natural y que ofrece oportunidades. Las diferentes formas de pensar, las experiencias de cada persona y su forma de ver y posicionarse en el mundo nos sacan de lo común y nos llevan a mejorar los procesos e incluso a humanizar las relaciones.

Más que una reflexión sobre las diferentes generaciones, el mercado necesita mirar, comprender y absorber la fuerza laboral de diferentes perfiles. La presencia de la comunidad LGBTQ+, diferentes razas, diferentes creencias, todas coexistiendo en el mismo entorno, entre otros factores, generan, del mismo modo que un enfoque multidisciplinario en los grupos de trabajo, soluciones e innovaciones para el mercado con posibilidades diferenciadas y líneas que interactúan y convergen con los cambios en el mercado y en el comportamiento de las personas.

El estudio sobre diversidad Delivering Trought Diversity, realizado en 12 países y presentado por la consultora McKinsey and Co., aportó insights valiosos a esta discusión. De las casi 1.000 compañías globales encuestadas, las que presentaban mayor diversidad de perfiles también eran las más rentables.

Las compañías multinacionales pueden ser más claras en la definición de políticas de inclusión y el mercado brasileño necesita analizar este tema de la pluralidad y diversidad cuidadosamente.

Tanto el sector de turismo como el de ferias y eventos, en los que yo como profesional opero, deben comprometerse a desarrollar políticas de inclusión para esta fusión de generaciones o incluso hacerlas tan naturales que la política sea simplemente un recordatorio de lo que parece ser lo correcto

El mercado estadounidense ya tiene leyes aplicables. Es por eso que son más maduros cuando se trata de contratar personas mayores de 50 años. Otros países como Singapur, por ejemplo, donde la pirámide ya está invertida, también se han adaptado a esta demanda.

La combinación de la experiencia de personas que están familiarizadas con los obstáculos que enfrentan los sectores económicos y los problemas del mercado, con la oxigenación de ideas como resultado de la llegada al sector de generaciones que tienen mucha energía para renovar, aprender y, en particular, madurar profesionalmente, crea una referencia positiva para la continuidad tanto del mercado como de las mejores prácticas adoptadas.

Conocemos la fuerza y el potencial del turismo y del segmento de ferias y eventos para el país. Son millones de empleos generados directa e indirectamente, una economía próspera y una capacidad impecable de adaptarse a las nuevas demandas y a los nuevos tiempos.

Arrojar luz sobre la cuestión de la diversidad y los logros reales resultantes de esta acción es un factor diferencial que generará aún más competitividad y responsabilidad social para esta cadena. Vale la pena la reflexión y, en particular, el benchmarking en empresas y países que ya tienen este compromiso de hacer que el mercado laboral sea cada vez más plural. ¿Usted sabía que aquí, en Reed Exhibitions, ya hemos puesto en práctica este enfoque más cuidadoso y transparente?

Luciane Leite es directora de WTM Latin America, principal evento B2B de turismo en América Latina.