EL CAMINO DE LA VIRGEN

Virgen del Rosario de Agua Santa

En este mundo que nos abruma con la avalancha tecnológica que capta cada espacio e instante de nuestros días y vidas, el ser humano, tiene más necesidad de espiritualidad, naturaleza, ejercicio e incluso aislamiento.

Es por ello que los destinos de Turismo Religioso crecen en visitas a gran velocidad. Santuarios, templos, catedrales, iglesias, son cada vez más determinantes para atraer turistas en la medida que se combinan con más actividades y servicios.

El Camino de Santiago, en Galicia – España, combina la espiritualidad con caminatas, aire puro, paisajismo, gastronomía, diversidad de hotelería, campamentación, contacto con la comunidad local, arraigamiento de la población rural, ingresos económicos a los campesinos, exportación de los sabores locales y más beneficios, para quienes hace el camino y para quienes habitan en él.

Desde Riobamba hasta Baños hay una gran  red de caminos rurales que prestan las condiciones para diseñar un camino de similares condiciones al Camino de Santiago de España, que actualmente es recorrido por 300.000 personas al año que se alientan y pernoctan, a los largo de sus diferentes variables que vienen desee Alemania, Francia, Portugal y España, hasta su destino final que es la Catedral en la ciudad de Santiago de Compostela, donde están los restos del Apóstol Santiago, que caminó con nuestro Señor Jesús.

El CAMINO DE LA VIRGEN, si bien es de dimensiones mucho más pequeñas, sería un nuevo atractivo turístico que aprovecharía los caminos vecinales y de tercer orden, de los cantones de Riobamba, Guano, Penipe, Quero, Cevallos, Pelileo, Patate y Baños, con variables de caminatas desde 3 hasta 7 días.

El primer beneficio es la integración de muchas familias de campesinos de varios cantones a la actividad turística, brindando alimentación, hospedajes, sitos de acampar, compartiendo sus experiencias formas de vida.

El Camino de la Virgen empezaría en la Catedral de Riobamba y terminaría en la Catedral de Baños, donde se entregaría al caminante el nombramiento de «Peregrino devoto de la Virgen».

Un convenio entre estos ocho cantones viabilizaria obtener los recursos para realizar la señalización de las diferentes rutas, indicando distancias, alturas, temperaturas, tiempos, niveles de dificultad, sitos donde comer, dormir, acampar y más información que permita al caminante tener una travesía llena de aventuras a ser compartidas en medio de bellos paisajes con personajes únicos como son las Familias Campesinas.

Con esta propuesta a más de fomentar la espiritualidad, la integración familiar, la gente hace ejercicio, conversa a profundidad con los compañeros de caminata, degusta comida diferente, duermen en las montañas o albergues campesinos y retoma ese contacto con Dios, la paz, el equilibrio espiritual, tan necesarios en estos tiempos de chips y Redes Sociales que nos deshumanizan, aíslan de los entornos familiares y enferman debido a la inactividad y sedentarismo.

A trabajar en esta nueva propuesta de Turismo Religioso, ya que, a más de los caminos, tenemos la Fe en nuestra amada Virgen de Agua Santa. / Guido Calderón