ECUADOR.- LA PRIMERA VICTIMA: EL TURISMO

Turistas sufren en Ecuador el bloqueo de Transportistas e Indígenas

Durante 10 años el Ejército Ecuatoriano sufrió la derrota más humillante de su historia. Sus Generales jugaron por décadas a ser árbitros de la democracia y quitaron su respaldo a sucesivos mandatarios: conservadores, liberales, populistas y abrieron el camino para la izquierda chavista ecuatoriana, que se perpetuó en el poder por una década; en la cual, desvalorizaron el Ejército a un sumiso club de súbditos, sin estructura de mando, sin obediencia y con oficiales blanco de insultos y ofensas.

Menos del 20 % de aprobación y unas 10.000 personas en las calles de Quito, fueron razones para que los Generales exijan abandonar el poder al Presidente de turno y dárselo a los sabuesos de la izquierda para que engorden, hasta que llegaron al poder y lo primero que hicieron fue reducir el ejército, pulverizar el mando y deshonrar a la oficialidad.

El reciente paro de los transportistas fue para hacer caer al gobierno que según sondeos ya bajó del 20% de apoyo popular. Guiados por los opositores correistas estaban seguros que, calentando las calles, caería el gobierno; pero se equivocan, los militares ya tragaron suficiente veneno socialista, tumbar a Lenin Moreno para abrir el camino a que regrese Correa y les escupa en la cara, va contra el instinto de sobrevivencia del actual Ejército.

Es necesario entender que no habrá cambio de régimen ni elecciones anticipadas, por más indígenas que bloqueen las carreteras.

El paro convocado por los dirigentes del transporte de Ecuador, a más de la destrucción y vandalismo que generó y debe ser pagado por los dirigentes transportistas que deben ser enjuiciados; ha dado un tiro en el pulmón del turismo ecuatoriano; que, si bien no gozaba de buena salud, hoy y por muchos meses sino años, no podrá crecer y es probable que se achique debido a las terribles imágenes que circularon por todo el planeta, mostrándonos como un país de salvajes, ladrones y golpistas.

Los dirigentes del transporte se echaron atrás en cuanto se empezó a publicitar sus fortunas y su evasión de impuestos. Son un grupo depredador, mientras más privilegios, más abusan y más exigen.

Para destruir aún más la imagen de Ecuador al mundo, los indígenas bloquean las carreteras y sus dirigentes hacen coro a la izquierda, exigiendo la salida del Presidente de la República, lo que nos muestra al mundo como un país inestable y violento, al cual ningún turista sensato va a venir y que los turoperadores extranjeros borrarán de su lista de proveedores por varios meses y direccionarán sus turistas a destinos como Perú y Colombia, con más recursos turísticos y  pobladores que no destrozan la propiedad pública ni asaltan almacenes privados.

El Estado de Excepción decretado se cumplirá y se despejarán las carretas bloqueadas para desestabilizar al gobierno, hoy algo imposible, pues el Ejército Ecuatoriano respaldará al actual régimen sin importar el número de protestantes o la popularidad del Presidente. Ya jugaron con fuego y se quemaron la cara; no están para más desgracias o que la izquierdista en su creatividad, decida desaparecerlos. /Guido Calderón