Cruceros propulsados por gas, el avance se produciría a gran escala

Tanke transportador de GNL.

En 2019 una de la novedades para el segmento de cruceros será la llegada a los puertos españoles de los primeros barcos propulsados con gas natural licuado (GNL). Barcelona tiene prevista la llegada de dos de ellos este año y en total hay en el mundo en la flota en construcción unos 20 que entrarán en servicio en 2026 con este sistema. Sus beneficios medioambientales son defendidos por la industria, pero no satisfacen a todos. Los ecologistas defiende que, para notarse, la implantación además tendría que ser masiva y no limitarse a los nuevos modelos.

Como informó HOSTELTUR en Cruceros en Barcelona: avances en la estacionalidad ante un nuevo récord, entre las noticias previstas para esta temporada destacan los primeros barcos de crucero propulsados con gas natural licuado empezarán a llegar este año al Puerto de Barcelona. El Aida Nova será la primera nave que funciona con este combustible alternativo que este mes de abril hará su primera escalera en la capital catalana, ciudad que seguirá visitando a lo largo de la temporada. El segundo será el Costa Smeralda, que llegará el próximo mes de octubre.

Según afirmó al respecto la presidenta de la instalación, Mercè Conesa.», el puerto ha «desarrollado varias iniciativas para impulsar el uso de gas natural como combustible alternativo de movilidad para reducir de manera efectiva las emisiones contaminantes de los barcos. Éste es uno de los ejes que estamos trabajando para atraer la llegada a Barcelona de las naves más modernas y, por lo tanto, más avanzadas a nivel medioambiental», ha expuesto Conesa, que ha recordado que el 58% de los cruceros que atracan en el puerto catalán tienen menos de 10 años.

Cabe recordar que, según La industria de cruceros reducirá las emisiones de carbono un 40% para 2030, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) anunció a finales del año pasado el compromiso de la industria global de los cruceros para reducir el índice de emisiones de carbono en toda la flota en un 40% para 2030.

La instalación portuaria reseñaba además que, en la última edición del Seatrade Cruise Global, la industria de cruceros ha mostrado que está apostando por el GNL como combustible alternativo, ya que reduce un 80% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y elimina por completo los óxidos de azufre y las partículas en suspensión. De hecho, aparte de los tres barcos de crucero que ya funcionan con GNL, hay en el mundo un total de 20 naves más en construcción o encargados en astilleros, que entrarán en servicio entre 2020 y 2026.

Voces en contra

Sin embargo, desde Ecologistas en Acción, la Plataforma per la Qualitat de l’Aire, la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible y la federación europea Transport and Environment (T&E) señalan en un comunicado que «el gas natural licuado es un combustible fósil y, por tanto, no puede considerarse una solución ambiental como vienen anunciando las autoridades portuarias».

«Si bien el uso del gas es claramente beneficioso de cara a la reducción de emisiones de contaminantes atmosféricos, debería generalizarse al conjunto de cruceros que hacen escala en la ciudad para que tenga un impacto real, que repercuta en una mejora sustancial de la calidad del aire», afirman los ecologistas

Sin embargo, según señalan las organizaciones, los buques actuales no pueden cambiar al gas. De las más de 830 escalas previstas y de los 12 nuevos cruceros que se estrenan este año en la ciudad condal, tan solo dos cruceros llegarán propulsados por gas».

Por otro lado, añaden que «su uso en el transporte marítimo puede generar emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 9% superiores al uso del gasóleo marino (MGO), según un informe de T&E».

Fuente: HostelTur