9 cosas que nunca debes hacer si viajas solo o en grupo

(Global).- Todas las personas que tenemos blogs de viajes pasamos la mayor parte del tiempo escribiendo sobre aquellos atractivos que todas las personas deben visitar, o que hacer en un destino en particular. De tanto tocar esta perspectiva, se ha mencionado casi muy poco respecto a lo que no se recomienda hacer en un viaje. Cuando uno viaja solo por primera vez, tiende a cometer muchos errores que sólo se corrigen con la experiencia. Si nunca has salido a mochilear al extranjero y deseas hacerlo en algún momento, te dejo 9 sugerencias de lo que no debes hacer si quieres sacarle el mayor provecho a tu aventura (las mismas también aplican si viajas en grupo):

1- No uses todo el tiempo tu guía viajera

No hay nada de malo en visitar un país y comprar una guía de viaje para estar informado en cuanto a hospedajes, zonas turísticas, mapas y demás cosas que el destino en cuestión pueda ofrecerle al turista. El problema es cuando basas todo tu itinerario en lo que dice la guía, sin darle lugar a la improvisación. No olvides que la guía, al igual que un almanaque, la información se vuelve obsoleta en cuestión de meses o semanas. Habiendo dicho esto último, no te sorprendas que la mayoría de los precios de hostales y restaurantes que aparecen impresos hayan cambiaron. Una solución ideal sería ir a la oficina local de turismo de la ciudad en la que estás, ya que ellos conocen cada pormenor de las festividades locales, costos de entrada a los museos, ubicación de los restaurantes más económicos y de cualquier otro tipo de información que difícilmente hallarás en un guía de viajes. El personal de una oficina de turismo cuenta con todo el material necesario (calendario, mapa, bolígrafo) para ayudarte a explorar la ciudad y sus alrededores.

guia-de-viajes

2- No salgas sin un seguro de viajes

El gasto que implica tener un seguro viajero parecerá absurdo en primera instancia, pero como siempre suelo decir: nunca sabes que percances puedan ocurrir en el camino, así que más vale prevenir que lamentar. Si caes enfermo o terminas con una lesión mayor, es obvio que tendrás que parar el viaje, pero peor aún es gastar dinero de tu viaje en atenderte. Para cuando estés mejor, de seguro se te habrá ido buena parte de tu plata en los gastos médicos, y no te quedará otra opción que regresar a casa frustrado por vivir semejante experiencia. Hay grandes probabilidades de que adquieras el seguro y nunca llegues a darle uso. No obstante, si sucede lo inesperado al menos estarás cubierto y no andarás tan preocupado por los gastos. Por mi parte, utilizo a World Nomads cada vez que salgo al extranjero, y si te interesa indagar más en el tema, te conviene echarle una ojeada a este post.

3- Deja de decir “sí” todo el tiempo

Al llegar a un nuevo lugar, es normal quedar tan maravillado que algunos acostumbran decir sí a muchas situaciones que se les presentan en el viaje. Un ejemplo muy común es cuando estás por la calle y se te acerca un vendedor a que le compres. Tú, con tal de no quedar mal, accedes a su petición. El mismo ejemplo aplica para cuando te piden limosna los niños o señoras. En otro caso, entablaste conversación con un grupo de mochileros en un hostal y te cayeron de lo más bien. Al día siguiente de conocerlos, ellos te invitan a ir a un sitio cuyo costo está muy fuera de tu presupuesto, pero a ti te da igual y te gastar dinero extra para lanzarte a la aventura. Aun cuando la idea de irte con tus nuevos amigos es tentadora, hay veces que seguir a la multitud no te conviene. Es cierto que nadie te obliga a tomar una decisión que no quieres cuando viajas, pero es fácil dejarse llevar por la presión del momento, algo que deberás aprender a controlar y saber decir no cuando creas necesario.

4- Trata de no andar con el “disfraz de turista”

Si hay una cosa que deja muy mal parado a un turista es que luzca como tal. Suena contradictorio decir esto, pero desde el momento en que sales a la calle y tienes ese aspecto del visitante con la cámara en el cuello y el Lonely Planet en una mano, ya estás en la mira de los ladrones que esperarán para robarte al primer descuido. No es que sea malo tomar una foto en un paseo o sacar el mapa para ubicarse mejor, pero todo se trata de hacerlo con discreción y de no llamar la atención en la calle. Otro dato que ayuda es vestirse como los locales, lo que te permitirá pasar más desapercibido.

cambiar-dinero-en-el-aeropuerto

5- Evita cambiar dinero en el aeropuerto

Se ha dicho por siempre que cambiar divisas en un aeropuerto es lo más recomendable para quien arriba a un nuevo destino. Si bien en el aeropuerto la seguridad del lugar es excelente y las probabilidades de recibir billetes falsos son nulas, la verdad es que el cambio es mucho más bajo del que recibirás en otras partes. A veces es necesario cambiar en los aeropuertos porque las circunstancias lo ameritan y no queda de otra, pero de menos ve a un banco o casa de cambio. Con respecto a las casas de cambio, no cambies en la primera casa que encuentres, sino que visita varias (es usual encontrar diferentes locales de cambio en el centro de la ciudad) para que compares y así elijas el sitio en donde te sale mejor efectuar la transacción.

6- No reserves demasiado rápido

Es comprensible que luego de elegir una fecha para viajar, quieras hacer reservaciones de hospedajes, vuelos o tours, para tener todo armado y así salir de eso de una vez. Sin embargo, así es como más dinero gastas porque no das cabida a la paciencia. ¿Qué quiero decirte con esto? Resulta que mientras más buscas y esperas debidamente, tendrás más chances de hallar ofertas con las aerolíneas (la misma ley aplica para viajes en cruceros). De ser posible, suscríbete a la lista de correo de las compañías aéreas que van a tu destino para que estés pendiente en caso que haya algún descuento. Sobre las agencias de tours, ve a varias y compara precios antes de escoger una cuyo costo vaya a la par de tu presupuesto.

7- Procura no usar tu cámara para disfrutar del momento

Recuerdo cuando estuve de paseo por el Valle de Colca y llegué al cañón en donde se ven a los cóndores sobrevolando la zona, yendo de un extremo de la montaña a otro. Apenas pude, saqué mi cámara y pasé un buen rato fotografiándolos y filmándolos, jugando con el zoom para obtener las mejores tomas posibles de estas aves. Sin embargo, tuve un golpe de realidad en mi mente, lo que me llevó a apagar la cámara y simplemente a contemplar estas enormes aves planeando sobre el inmenso cañón de más de 3.000 metros de profundidad. Puede que llegues a tener la mejor cámara fotográfica del mundo y captar imágenes de película, pero eso jamás reemplazará a disfrutar del momento con tus propios ojos.

planear-viajes

8- No planees en exceso

Se dice que las mejores cosas de la vida suceden sin ser planeadas, y no es la excepción cuando andas de viaje. En mi opinión personal, la gracia de un viaje consiste en desenvolverse en el escenario de incertidumbre de que cualquier cosa puede pasar, y el simple hecho de planear cada aspecto de tu viaje limita en gran manera la libertad de hacer lo que quieras. No pretendo decir que planificar sea una mala decisión, y desde luego que hay veces en que tendrás que hacerlo para lograr un propósito (tomar un tren o cómo reaccionar ante una emergencia), pero no sacrifiques lo mejor de tu viaje por andar sobre planificando.

9- No dejes que el reloj te domine

Si existe una razón de peso por la que uno sale de viajes es para escapar a la rutina, incluyendo a la rutina de estar pendiente del tiempo. Cuando estás de viajero, tú decides a qué hora levantarte, salir a conocer, irte a dormir, que libro leer, en fin. Tú eres el amo y señor de tu horario, por lo que no caigas en la ansiedad de ver el reloj a cada rato como si tuvieras prisa. Evitar cada uno de los puntos que he mencionado te permitirá ahorrar más dinero, tener más tiempo de tu lado y lucir más precavido, lo que se traduce en una mejor experiencia viajera. Si estás acostumbrado a algunas de las prácticas que he descrito en este post, recuerdo que toma tiempo y un esfuerzo inicial en cambiar, así que no te rindas y persevera. (viajesycosasasi.com)

#NacidoparaViajar