Comienza el avistamiento de ballenas que llegan a la costa para reproducirse y cuidar a sus crías.

-La observación de estos cetáceos en peligro de extinción desde la propia costa o desde embarcaciones  se convierte en un importe reclamo turístico

Andrés Alonso. 01.08.2018.

A finales del mes de julio y hasta noviembre las ballenas acostumbran a acercarse a las aguas tranquilas  y templadas que bañan Uruguay para procrear y alimentar a sus crías. Esta migración se convierte en un importante reclamo turístico ya que son muchos los que acuden a observar a estos cetáceos en peligro de extinción, bien desde la propia costa o desde embarcaciones. Se calcula que la población mundial de la ballena franca apenas alcanza los 8.000 ejemplares.

La observación de estos peces, los más buscados durante los avistamientos, se pueden realizar en los departamentos de Rocha y Maldonado desde la propia costa, en tierra firme, o bien desde embarcaciones. Hay empresas especializadas  destinadas al turismo de ballenas que ofrecen excursiones en barco desde los puertos de La Paloma, Punta del Este o Piriápolis.

Cientos de curiosos se acercan diariamente a las playas uruguayas para disfrutar de los saltos y soplidos

Existen dos tipos de ballenas francas, las del hemisferio norte y las del sur. La ballena franca austral es un cetáceo de gran tamaño, que en su edad adulta mide alrededor de 15 metros, y pesa 4.000 kilos. Estos enormes cetáceos se alimentan de organismos pequeños que habitan en las aguas que surcan, principalmente de krill, unos crustáceos pequeños.

Actualmente, la ballena franca se encuentra en peligro de extinción, de hecho, se calcula que la población mundial de esta especie apenas alcanza los 8.000 ejemplares. Esto se debe a la caza furtiva e indiscriminada que se ha venido realizando desde hace siglos. Pero debido a las medidas ambientales de conservación de estas especies, se ha observado un crecimiento en el número de ballenas del 7 % anual. La zona donde se concentra el mayor número de ellas son las costas de Argentina, Uruguay y en el sur de Brasil.

Desde Uruguay Natural-www.turismo.gub.uy- dan las claves para poder avistar estos cetáceos y no perderse ninguno de sus movimientos y forma de vida salvaje. La más efectiva es la técnica de ‘barrido’, fijar la vista en dos puntos del horizonte y comenzar a bajar la mirada de un punto a otro hasta llegar a la costa. Otro truco para encontrarlas es prestar atención al mar cuando se ven gaviotas revoloteando en una zona; observar si en el agua se forman remolinos; o el soplido en forma de ‘V’, que es la principal característica de estas ballenas para distinguirlas.

 

Quien acude por primera vez a visitar Uruguay tiene que llegarse obligatoriamente hasta Punta del Este, una de las ciudades balnearias más bellas del continente americano, ubicada sobre una estrecha península que separa las aguas del Río de la Plata y del Océano Atlántico. Y eso fue lo que hicimos nosotros, deteniéndonos en Piriápolis, un enclave que recibe mayoritariamente a turistas nacionales, ya que los extranjeros se inclinan masivamente por Punta del Este, lugar que dispone de 25 kilómetros de costa con variedad de playas como Playa Hermosa, Playa Verde,  Punta Colorada y Punta Negra, entre otras. La oferta de apartamentos es muy superior a la hotelera. De aquella destacan las “amenities”, casas de campo ubicadas en amplios espacios verdes próximos al mar.

Por el paseo de las Américas, situado ensobre la playa Brava, se encuentra una colección de obras de escultores latinoamericanos seleccionados en el “Primer Encuentro de Escultores Internacional”.

Uruguay cuenta con 3.350.000 habitantes, habiendo llegado a recibir  3.000.000 turistas.