BENEFICIOS DE LAS AGUAS TERMALES EN LA GERIATRÍA

Estudios demuestran que la mayoría de personas que frecuentan balnearios termales además de ser personas de la tercera edad, son grandes consumidores de medicamentos, donde el uso de estas aguas ayuda a reducir el consumo en un 29% en los que tienen más edad 65 años y en un 21% en los de menos edad.

La presencia de personas de avanzada edad en esta clase de balnearios está motivada, no solo por el tema del envejecimiento, sino por las grandes ventajas de la cura de agua mineral, adaptándose más a los objetivos asistenciales de la moderna Geriatría.

El termino Geriatría es la cura o medicina para la vejez, entre las cuales se destaca la rehabilitación, la atención y la solución a los problemas de salud que presentan las personas de avanzada edad.

Un paciente que acude a una “cura hidrotermal” hay que valorarlo de modo completo, así mismo es importante informar al paciente y a los familiares acerca de los efectos terapéuticos de las aguas termales. Es importante dar a conocer que las aguas termales no excluyen otras medidas terapéuticas, sino que al contrario, muchas veces las complementa y potencia las terapias utilizadas.

La curación a través del agua minero medicinal es un importante recurso terapéutico que además de ofrecer varios beneficios en la medicina preventiva, reparadora y rehabilitadora, ofrece el beneficio de la relajación y el bienestar mental del paciente.

Es necesario dar a conocer al paciente que la medicina hidro termal, complementa sus beneficios con una buena alimentación e hidratación tanto en el momento de la terapia como después de ella.