BAÑOS – ECUADOR EN STAND BY

Hay demasiados países y ciudades que han controlado la pandemia con el uso permanente de mascarillas y el distanciamiento sanitario, dos elementos que se sustentan en la disciplina de la población, fundamentada en capacitación y liderazgo.

En Baños de Agua Santa, principal destino turístico de Ecuador, carecemos de ambas, no ha habido adiestramiento a la población, ni campañas de motivación. Pero la principal carencia de la ciudad, es la falta de liderazgo, el cual aquí se confunde con atacar en Facebook a todo aquel que exprese desacuerdo, para que de inmediato un mini ejercito de beneficiarios de la política actual, salgan a atacar, denigrar e insultar. Infiltrarse en los grupos de Wsapp para “defender” la gestión política, ocupa más tiempo de las autoridades que informarse en cómo salir de la pandemia.

Baños ha sido la vanguardia del turismo en Ecuador, somos escuela de miles de ciudadanos que vinieron de pasantes y terminaron de empresarios. Imponemos las tendencias, mostramos las nuevas tecnologías. En los peores momentos del fenómeno volcánico, lo convertimos en tractivo turístico.

Los pocos negocios sobrevivientes al aislamiento, en su mayoría propietarios – los arrendatarios no soportaron más de dos meses sin ingresos- se han sobre endeudado para reparar sus negocios abandonados por meses, darles mantenimiento, readaptarlos a los nuevos aforos, recuperar y capacitar el personal, invertir en equipos e insumos de bioseguridad; gastar dinero que no hay en indispensable promoción; y cuando empiezan a llegar los turistas, se declara nuevamente el semáforo rojo, para frenar los contagios de una población “que no colabora”, con un autoridad que desde el inicio no puso orden y pasa más tiempo insultando, quejándose o inspirando lástima, en vez de infundir ánimo, civismo y deseos de superación.

Al igual que en muchas otras ciudades, aquí también se ocultaron deliberadamente los contagios, pues se relacionó menos contagios con éxito en la gestión política, incluso se salió a redes sociales a desmentir casos de pacientes que terminaron en hospitales. Se reemplazó el oscurantismo por la capacitación, el insulto por la motivación, la queja por la sanción y la autocompasión por la disciplina.

La noticia del semáforo rojo ya recorrió Ecuador y la reacción son cancelaciones y devoluciones del dinero que se invirtió en alimentos para servir a los turistas.

Es la primera vez en la historia de Baños, siempre ejemplo de superación y resiliencia; que somos ejemplo vergonzoso de inutilidad e ignorancia.

Baños solo vive del turismo y esta semana se abrió en muchos países, creando gran expectativa y alegría; tenemos ejemplos a seguir. La ciudad no puede cambiar de actividad económica.

El confort de los políticos es el encierro de la población, para que los contagiados desaparezcan en el anonimato, en vez de buscar soluciones como Guayaquil, que es motivo de reportajes mundiales positivos por el control de la pandemia con el aumento del cloro en el agua.

Si volvemos a amarillo o verde, los medios no comunicarán con la misma eficiencia que difundieron el rojo, por lo que esta medida ha triplicado los futuros gastos de promoción y ha desalentado a los ecuatorianos a venir a Baños.

Convoco a los empresarios turísticos, ciudadanos y amigos de Baños; a aportar con nuevas ideas y medidas para que Baños sea el destino de sanación física, emocional y espiritual que siempre ha sido para el resto del Ecuador; y encuentre en nuestra magnifica naturaleza e innovadora propuesta turística, el escenario ideal para recuperar la humanidad que el confinamiento nos ha robado. GC/