BAÑOS BAJO ATAQUE

Campaña del Mintur contra Enganchadores

En el negocio turístico era normal comisiones del 10 y 20% para los intermediarios:  Agencias y Mayoristas. Hoy están también las OTAs  que se llevan desde el 12 hasta el 30 %.

En Baños hace unos 15 años se obligó a los rentadores de caballos, a hacerlo a través de las turoperadoras locales, pero muchos de ellos decidieron crear nuevas “agencias” en vez de pagar la comisión.

Un empresario de rafting -que quebró y dejó varios accidentes a su cuenta- al ver que estas nuevas Turoperadoras solo ofertaban caballos, les ofreció que “enganchen” rafting para él y les pagó el 50% del valor de la venta al turista.

A partir de ahí, se instauró en Baños la comisión del 50% de cualquier servicio. Quienes hicieron carne de esta práctica fueron la mayoría de  “chivas”, que al encontrar tan lucrativo el negocio, de 1 pasaron a más de 30 en pocos años.

Una comisión tan alta no deja utilidades, así que los prestadores de servicios turísticos para poder mantener sus negocios, duplicaron las tarifas al visitante. Negocio que no paga esta comisión que es una extorsión, no es visitado por las chivas que movilizan varios miles de turistas a la semana.

Comisiones tan grandes generaron un nuevo personaje en Baños: “El Enganchador”, contratado inicialmente por varios de los hoteles cercanos al terminal terrestre. Pero resultó tan bueno este negocio que los enganchadores pasaron a rentar los hoteles, ahora están rentando las chivas y por información de estos días, al parecer varios de ellos también están incursionando en la distribución de drogas.

La mayoría de los enganchadores no son gente de Baños que ame a esta ciudad. No les importa el futuro del cantón, sino extorsionar al servidor turístico, exprimir al visitante; y si algo pasara, se irán tan rápido como aparecieron.

Varias “agencias” son en realidad enganchadoras para las chivas o para quien les pague, no tienen equipos y sus locales no cumplen la normativa del Mintur.

Muchas “chivas” no son de Baños ni de gente local, pueden bajar el precio de su recorrido hasta 1 dólar, porque saben que un turista les reporta 7,50 usd si le convencen de usar un “canopy” de 15 usd, 1 usd de la tarabita que vale 2 usd y el 50% de la mayoría de atracciones de  la ciudad, a las cuales ingresan gritando y arreando a los turistas para que caminen rápido y acortar el tiempo del recorrido. También han quebrado negocios a los cuales inicialmente llevan turistas y de negarse a pagar el 50%, les abandonan.

Agresión al turista, estafas, hoteles de pésima calidad, los Enganchadores, cada día son más, dañan gravemente a la ciudad y al enfrentarse a las autoridades que intentan aplicar la ley, exigen “sus derechos”, aunque en ningún cuerpo legal del Ecuador, existe el “Enganchador” como actividad laboral, por lo que no pueden reclamar “su derecho al trabajo”.

A más de quejamos de cómo se degenera el turismo en Baños, no hacemos nada más que esperar que las “nuevas” autoridades hagan algo; pero no lo van a hacer, porque a los políticos solo les interesan los votos y no quieren quedar mal con ninguna persona, así ésta no sea de aquí y envenene la ciudad.

En medio de este ambiente de abierta impunidad y libertinaje, es normal que la delincuencia común crezca y se enseñoree en la ciudad. /GC.