Almería, “culpable” de que los europeos coman sano en invierno.

Asistentes al acto de proclamación de Almería como Capital Española de la Gastronomía. A. del Saja.

Almería es la “culpable” de que los europeos coman sano en invierno. Al
menos, eso es lo que dice su alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, que se
muestra muy satisfecho de que el próximo año la provincia andaluza ostente el
galardón de Capital Española de la Gastronomía. Cada año produce más de 3
millones de toneladas de frutas y verduras, gracias a los invernaderos y al
saber hacer de todos los que integran un sector capaz de cultivar alimentos de
calidad con 12 veces menos de agua que los que lo hacen a campo abierto.
Las más de 3.000 horas de luz solar al año facilitan esta producción, de la que
el 80 por ciento se destina a la exportación. Ello genera un negocio de más de
3.257 millones de euros en la provincia, que ha cambiado radicalmente desde
que se instaló el primer invernadero. “Antes ya exportábamos, pero personas”
matizó el alcalde.
Además, en la provincia almeriense también se producen vinos singulares
como los de las Alpujarras, quesos muy particulares, mariscos, pescados o
aceites de oliva de calidad. Fernández-Pacheco hizo estas declaraciones en
un acto que se celebró en León, donde acudió a preparar el relevo de la Capital
Española de la Gastronomía”, título que ahora luce orgullo la ciudad de León y
su provincia, y cuyo traspaso de competencia se hará el día 24 de enero, en el
marco de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR).
“Producimos unas frutas y hortalizas que son la envidia de toda Europa,
además de un pescado y un marico maravilloso, aceite de oliva….” Explicó el
alcalde almeriense, quien consideró que el sector de la producción
hortofrutícola es fundamental para desarrollar un modelo sostenible, ecológico
y que aporta productos frescos durante todo el año a media Europa.
“A nivel de productos lo tenemos todo y si se combina con un sector
profesionalizado, que cada vez innova más, conseguimos un proyecto muy
ilusionante”. Se mostró Fernández-Pacheco “abrumado” del apoyo que está
logrando cara al 2019 con la Capital Española de la Gastronomía, ya que en un
primer periodo de adhesiones se han sumado más de 500 empresas. “Esta
gran repercusión evidencia que hay mucha ilusión en el sector y en la sociedad
en general”.
El regidor almeriense aseguró en León que la ciudad se encuentra “con
muchas fuerzas” para coger el testigo de León. Fernández-Pacheco señaló que
la candidatura de Almería “copia muchos elementos de la leonesa, como la programación por meses y productos o el establecimiento de una sede
permanente durante todo el año en el centro de la ciudad”.
Todo ello, sumado a la “ayuda y apoyo de León”, así como a la unidad
institucional conseguida en Almería, la de los productores, “que son muchos y
muy buenos”, del sector de la hostelería, y de la sociedad almeriense en
general, “ha permitido que se haya conseguido el reto”, que desde enero
supondrá la “gran responsabilidad de hacerlo, por lo menos, igual de bien que
León”, señaló Fernández Pacheco.
El dossier confeccionado por el Ayuntamiento de Almería para optar a la
capitalidad gastronómica 2019 contaba con el apoyo de 10.000 firmas de
almerienses que «en apenas una semana» se recogieron a través de las
urnas instaladas en la ciudad y en distintos pueblos. «Creo que le
hubiéramos ganado a cualquier ciudad que se hubiera presentado. Almería
era la apuesta ganadora«, afirmó el alcalde.
Almería presenta una oferta culinaria única y excepcional que combina mar
y tierra. En las 5 lonjas hay pescado para todos los gustos: Su Majestad la
gamba roja de Garrucha, calamares, jibias, pulpo, salmonete, sardina….
Las conservas y salazones: bonito, caballa…el pulpo seco, al ajillo o los
escabeches insuperables. Embutidos, quesos, jamón de Serón, cordero…
Gurullos y fideos y las personales migas de Almería. Sin olvidar la trilogía
mediterránea de pan, aceite y vino.
Y los arroces a degustar en empedrao con alubias o con pescado y
marisco; gachas, atún encebollado, potajes y sopas, la olla de trigo y los
caldos saben a Almería.