9.7 C
New York
miércoles, noviembre 30, 2022
spot_img

Últimos Posts

A los 42 años, David Romero lucirá su Desplante como mejor bailaor de España en el tablao El Arenal de Sevilla

David Romero lucirá su flamante Premio Desplante 2022 en Sevilla, el sábado 24 de septiembre en el emblemático tablao El Arenal. El siempre crítico público hispalense dispone así de una última oportunidad para calibrar al considerado “mejor bailaor del momento”, tras el éxito de sus actuaciones del 11 y el 14 en La Casa del Flamenco. “Me ilusiona mostrar mi taranto ganador con la novedosa estética de los zahones en un tablao de tanto prestigio internacional”, apunta David Romero, nacido en L’Hospitalet y residente en Sevilla desde 2020.

El catalán triunfa al fin en la ciudad a la que se mudó “cargado de nuevos proyectos” justo una semana antes de que estallara la pandemia y se truncaran sus sueños. “Ahora todo vuelve a su cauce y las piezas se van colocando”, confiesa con la tranquilidad que otorga el reconocimiento a su trayectoria tras unos “años difíciles”. Su renovado taranto y la solea iluminarán su gran noche en El Arenal, que afronta con la exigencia de un tablao “donde cada velada es diferente y puede tocarte defender cualquier palo delante del público”.

David Romero invertirá sus 6.000 euros de premio en la producción de su cuarto espectáculo propio. El 9 de septiembre actuó como cabeza de cartel del Festival Flamenco de Algodonales y confía en presentar su próximo proyecto en alguno de los certámenes andaluces de referencia, como Jerez o la Bienal de Sevilla. También anhela regresar a Los Gallos, otro ilustre tablao sevillano, donde bailó durante seis meses en 2005.

David Romero (42) recogió el Desplante del 61 Festival Internacional de Cante de Las Minas en el Antiguo Mercado Público de La Unión, La Catedral del Cante. Tras superar la semifinal con una solea, la personalidad de su baile por taranto en la final renovó este palo tan tradicional, originario de la zona minera de Almería. Algunos sueños pueden cumplirse pasados los 40.

Personal e intransferible

“Me considero un bailaor personal e intransferible”, subraya David Romero, que defiende la naturalidad sobre el escenario, por encima de ataduras estilísticas. A los tres años ya se dormía entre malagueñas y soleares en las sillas de las peñas flamencas donde acudía con sus padres. Representa al pie de la letra la dureza de una profesión que requiere “auténtica vocación y absoluta dedicación”. Con la humildad de la madurez, degusta las mieles de un galardón que ya veía “inalcanzable”, a cuyas puertas se había quedado en dos ocasiones.

Desde 1994 el Desplante da la bienvenida a la estrella emergente del baile flamenco, bailaoras y bailaores que coparán los teatros más famosos del mundo durante los próximos años. El Desplante alumbró la carrera internacional de referentes como Jesús Carmona (2012), Patricia Guerrero (2007) e Israel Galván (1996).

La relación de David Romero con Sevilla empieza en 2002, cuando estrena ‘Minotauro’ en el Teatro Lope de Vega con la compañía de su querido maestro Antonio Canales, en el marco de la Bienal. Dos años después contará con una madrina hispalense de excepción. Tras verle actuar en el ya desaparecido Casa Patas de Madrid, la legendaria bailaora Cristina Hoyos se lleva a toda su compañía a hacer temporada en el tablao ‘El Flamenco’ de Tokyo.

Humilde pero rebelde

Desde sus inicios ya se sale de los márgenes académicos y se forma de manera privada con Eva la Yerbabuena, Rafael de Carmen y Güito. En 2000 recibe el Premio de Honor ‘Carmen Amaya’ del Certamen de Jóvenes Valores de L’Hospitalet. Desde finales de los 90 empieza a girar con las compañías de Paco Peña, Rafael Amargo, Lola Greco, Joaquín Cortés, Nuevo Ballet Español…

Se curte en tablaos de Barcelona (Los Tarantos) y Madrid (Las Carboneras, Casa Patas…). En 2005 estrena su primer montaje, ‘Flamenco a 4’, en la Triángulo de Lavapiés, en colaboración con el guitarrista Flavio Rodrigues. Además, llega a la final del VII Certamen Coreográfico de Madrid con ‘¿Quién dice que no?’, que estrena al año siguiente en el Teatre Juventut de L´hospitalet. Confirma su carácter díscolo y rebelde, su ansia de libertad expresiva, la necesidad de encontrar una voz propia, su apuesta por la diferencia.

Entre otros hitos posteriores, dirige a la compañía del bailaor japonés Shoji Kojima y funda su estudio Barceloneta Dance en Barcelona, donde también gestiona la dirección artística del Teatro Palacio del Flamenco. Inicia su fructífera colaboración con el guitarrista Chicuelo en el homenaje a Camarón de Duquende, con quien además graban su disco ‘Rompecabezas’. Durante aquellos años gira por Francia, Bélgica, Moscú, Canadá…

En 2018 estrena ‘Charnego’ en el Juventut, inspirado en la historia de un emigrante andaluz a Cataluña en los 70 y el arduo camino hasta cumplir sus sueños. Confiesa que no aspira al Premio Nacional de Danza: “Yo no juego en esa liga”. Sin embargo, ¿a quién no le gusta un premio?

Latest Posts

spot_img

No puedes perderte

spot_img
spot_img