viernes, julio 12, 2024
spot_imgspot_img

Últimos Posts

Pueblos del interior portugués, joyas por descubrir

Hay muchos pueblos que bien merecen una visita de norte a sur del país.

Como en otros países europeos, una parte importante de los portugueses se ubica a lo largo de la costa, agrupándose alrededor de las ciudades de Lisboa y Oporto.

Pero el interior tiene muchas cosas interesantes que ofrecer, especialmente pueblos antiguos donde los estilos de vida tradicionales conviven armoniosamente con la naturaleza y las necesidades del mundo moderno.

Hay muchos pueblos que bien merecen una visita de norte a sur del país. Aquí tienes cinco pueblos que realmente no te puedes perder.

Soajó

l pueblo de Soajo está situado en el municipio de Arcos de Valdevez, y es uno de los pueblos más carismáticos que bordean el Parque Nacional Peneda-Gerês. Situado a menos de una hora y media del aeropuerto de Oporto, este pueblo es conocido por su era comunitaria, que cuenta con 24 graneros construidos sobre un impresionante peñasco de granito. Estos graneros se utilizaban para almacenar cereales, manteniéndolos secos y elevados del suelo.

Con callejuelas estrechas y algunas casas señoriales, Soajo fue en su día un pueblo importante, como lo demuestra la antigua picota de la plaza principal. Hoy en día el pueblo cuenta con una población de unas 900 personas, además de una rica y diversa oferta turística. Soajo ha sabido adaptarse a los tiempos modernos, gracias a la creación de alojamientos hoteleros en casas anteriormente cerradas o vacías, pero sin convertirse en un museo al aire libre sin vida y poco auténtico.

Sortelha

Este es uno de los pueblos más bellos y mejor cuidados de Portugal, uno que ha sabido conservar su diseño urbano y arquitectónico hasta el día de hoy. Con una ubicación sorprendente, encaramada sobre un macizo granítico, Sortelha es un excelente ejemplo de cómo el hombre siempre ha intentado adaptarse a los caprichos de la naturaleza. La zona central del pueblo está en perfectas condiciones y pasear por las estrechas calles, rodeadas de casas cuidadosamente renovadas, es una experiencia muy agradable.

El pueblo tiene cuatro puertas (la puerta de la ciudad, la puerta falsa, la puerta nueva y la puerta del castillo) y elegir la mejor puerta para una foto puede ser una tarea desafiante. Los visitantes más atrevidos pueden caminar a lo largo de la muralla, totalmente transitable, para apreciar mejor la belleza del entorno y admirar los detalles del centro del pueblo desde un ángulo más elevado. Es lamentable que no viva nadie en el pueblo durante todo el año. Sin embargo, el pueblo se mantiene vivo gracias a los clientes que vienen a comer a los restaurantes locales y a los huéspedes que se alojan en las casas recientemente renovadas. Sortelha está situada en el municipio de Sabugal, cuya capital es también una villa amurallada. Definitivamente hay muchas razones para visitarlo.

Campo Benfeito

Situado en el corazón de la montaña de Montemuro, Campo Benfeito se encuentra en el municipio de Castro Daire, a poca distancia de la ciudad de Viseu. Durante todo el año el pueblo tiene una población de unas 50 personas. Sin embargo, las cifras se duplican durante la temporada de verano, no sólo por los inmigrantes que regresan al pueblo, sino también gracias a los numerosos forasteros que asisten al Festival Altitudes, que se celebra en el Teatro Regional de Serra do Montemuro.

Campo Benfeito es la sede de esta compañía de teatro, cuyas obras exploran desde hace más de 30 años -y con gran éxito- la experiencia de vivir en la montaña y en el campo. Otra institución local es la Cooperativa Capuchinhas, formada por cuatro mujeres que confeccionan prendas de lino, lana y fieltro, así como tejidos en telares manuales, con métodos tradicionales, pero con diseños contemporáneos. Con la ayuda de Internet, han vendido sus creaciones en todo el mundo.

Al pasear por las calles de Campo Benfeito también te cruzarás con los amables residentes del pueblo y escucharás historias de antaño.

Monsanto

Situada en el municipio de Idanha-a-Nova, Monsanto se encuentra a una altitud de unos 750 metros (2460 pies), en un macizo granítico que no sólo amplía sus horizontes sino que amplifica la belleza del entorno. Un concurso celebrado durante los años de la dictadura del Nuevo Estado tenía como objetivo elegir “el pueblo más portugués de Portugal”, y Monsanto, que cuenta con la característica única de tener sus casas rodeadas de enormes riscos y acantilados, ganó el título.

Para algunas personas, este recuerdo de la dictadura no es muy bienvenido, pero el ‘Gallo de Plata’ que simboliza el galardón todavía es visible allí, junto a la campana de la iglesia. De hecho, Monsanto sigue siendo un icono de Portugal y de la “portugalidad”. Es quizás el más conocido de los 12 pueblos que componen la red de Aldeas Históricas, y también es la cuna de un interesante proyecto de música tradicional: Adufeiras de Monsanto. Subir a la cima de este majestuoso y altivo pueblo, donde los Templarios construyeron una torre del homenaje, bien vale el esfuerzo y el tiempo, ya que ofrece unas vistas absolutamente impresionantes de los alrededores.

Castro Laboreiro

Situado en el extremo norte del Alto Miño, en el municipio de Melgaço, Castro Laboreiro siempre ha sufrido (y se ha beneficiado) de su estado de aislamiento natural. Desde Melgaço, la capital del municipio, hasta Castro Laboreiro, hay un desnivel de 800 metros a lo largo de 30 kilómetros: una subida no muy pronunciada, pero sí inolvidable, como lo expresó el Premio Nobel de Literatura José Saramago en su ‘Viagem a Portugal’ (‘Viaje a Portugal’) allá por 1981.

Una vez allí, tómate tu tiempo para explorar el patrimonio histórico y arquitectónico de un pueblo cuyos habitantes han aprendido a vivir en este paisaje árido, un lugar dominado por los lobos. No olvides visitar la ciudadela medieval y el castillo -un monumento inolvidable y con una ubicación extraordinaria-, así como el Centro Museológico Castro Laboreiro, donde podrás conocer sobre los moros y las tradiciones locales, como la mudanza anual desde la casa de verano, situada en la meseta más expuesta, hasta la casa de invierno, donde la gente se refugiaba de las inclemencias del tiempo.

Publicado en TAP.

Latest Posts

No puedes perderte