EL TURISMO COMUNITARIO UN NEGOCIO DE MÁS DE 16 MIL MILLONES DE DÓLARES EN LATAM

Turismo Comunitario
  • El turismo comunitario, según la OMT (2018), es una industria de unos 16 mil millones de dólares

 

  • Internet en general y Facebook en particular juegan un papel esencial en la elección de destinos de turismo comunitario

 

 

  • Los países que más turistas comunitarios emiten a Colombia son Francia, Alemania y España

 

  • 3 ejemplos de turismo comunitario pionero en Ecuador: Agua blanca, Capirona-RICANCIE y Atacapi-OPIP

 

25/11/2019,  Raúl Travé, investigador y docente en Ostelea, ha realizado un estudio coordinado por María del Pilar Leal, Directora del Centro de Investigación, Divulgación e Innovación Turística de Ostelea (IDITUR). El informe, titulado “El turismo comunitario: un acercamiento a la realidad de Colombia, Ecuador y Perú” describe el perfil medio del turista comunitario y analiza la situación actual de la oferta y demanda en Perú, Ecuador y Colombia.

El turismo comunitario se ha convertido a lo largo de la última década y media en un producto más de los muchos que oferta la industria turística internacional, pero, además, en un buen número de ocasiones ha demostrado que puede ser una herramienta eficaz para la mejora de la vida económica y social de algunas comunidades locales, especialmente indígenas, si bien esta apuesta no está exenta de riesgos.

Los tres países cuentan con una importante presencia de comunidades indígenas y/o campesinas tradicionales que convierten al turismo en una herramienta potente de estructuración estatal que protege la particularidad cultural de estas comunidades y su proyección de futuro. Además, el turismo comunitario ha demostrado que puede ser una herramienta eficaz para la mejora de la vida económica y social de algunas comunidades locales, especialmente indígenas.

El turismo comunitario, según la OMT (2016), es una industria de unos 16 mil millones de dólares; The World Travel & Tourism Council (WTTC) prevé un crecimiento de un 35% en 2020.

Este en un tipo de turismo que por sus características resulta poco atractivo para familias con hijos en edad infantil por lo que la demanda tiende a ser más importante en el segmento de parejas jóvenes, usualmente mochileros, y de parejas de entre 50 y 60 años, con características parecidas a las de los mochileros pero con mayor poder adquisitivo y mayores exigencias de comodidad y servicios en el destino.

Estos turistas interesados en la oferta comunitaria o que podrían estarlo en un futuro cercano podemos dividirlos en tres tipos (ver figura 1), siguiendo la descripción del perfil del turista responsable del Center for Responsible Travel (CREST, 2009: 43-48):

COMUNIDADES PIONERAS DEL TURISMO COMUNITARIO

Algunas comunidades indígenas ecuatorianas fueron pioneras en el turismo comunitario en Ecuador y han servido de ejemplo para muchas otras, dentro y fuera de este país, desde hace más de 35 años. Tres de ellas son Agua Blanca (Parque Nacional de Machalilla), la comunidad Capirona (RICANCIE) y Atacapi (OPIP).

En el caso de Colombia, el país viene desarrollando políticas de fomento del turismo comunitario al menos desde 2012, cuando se desarrollaron los “Lineamientos de política para el desarrollo del turismo comunitario en Colombia” con un importante impulso del “Plan nacional de desarrollo 2014-2018”.

COMUNIDADES PIONERAS: TRES CASOS DE ECUADOR

Algunas comunidades indígenas ecuatorianas fueron pioneras en el turismo comunitario y han servido de ejemplo para muchas otras, dentro y fuera de este país desde hace más de 35 años. Ya a finales de los años 70 algunas comunidades comenzaron a organizarse tratando de convertirse en agentes activos de su desarrollo superando el papel de objetos

turísticos al que habían estado relegadas tradicionalmente. Tres de ellas

pueden mostrar diferentes ángulos del fenómeno (tabla 2).

2.1 Agua Blanca

Desde finales de los años 70 esta comunidad comenzó a luchar por su derecho a permanecer dentro del Parque Nacional de Machalilla, en esta lucha la apuesta por el turismo comunitario apareció como una alternativa coherente con los nuevos usos del territorio que cuajó en 1992.

Se trata de una comunidad formada por más de 86 familias del Parque Nacional Machalilla en la parroquia Machalilla, cantón Puerto López, Provincia de Manbí. Recibe anualmente unos 16.000 visitantes nacionales e internacionales, lo que la convierte en un ejemplo de apuesta decidida por la actividad turística como fuente de ingresos.

2.2 Capirona-RICANCIE

La comunidad de Capirona ejemplifica como el turismo comunitario puede convertirse en una herramienta de conservación de la cultura y la naturaleza local. A comienzos de los años 90 esta comunidad encabezó la organización y colaboración de varias comunidades vecinas (Río Blanco, Runa Wasi, Chuva Urku, Wasila Talag, Machakuyaku, Pacto Sumaco, Sinchipura, Alujus y Limoncocha) para constituir la Red Indígena de Comunidades del Alto Napo para la Convivencia Intercultural y el Ecoturismo (RICANCIE). Muy pronto esta organización se convirtió en la punta de lanza de la lucha de estas comunidades contra las empresas petroleras que comenzaban a actuar en la zona (Coca Pérez, 2016).

Fue precisamente la lucha para expulsar a las compañías mineras y petroleras, vistas como agentes colonizadores, lo que impulsó a las comunidades locales a apostar por el turismo comunitario. Esta lucha en la que las mujeres de las comunidades fueron las principales protagonistas enfrentó a un modelo de desarrollo extractivista, con otro de turismo comunitario que señalaba la necesidad y la oportunidad de “mantener las estructuras organizativas comunitarias y la propia cultura amazónica, desde la novedad de una organización económica comunitaria que compatibilice el turismo con la

idiosincrasia quichua” (Coca Pérez, 2016) mejorando además el entorno y la calidad de vida de sus habitantes.

2.3 Atacapi-OPIP

Surgido también como respuesta a la injerencia de empresas mineras y petroleras, el proyecto Atacapi-OPIP (Organización del Pueblo Indígena de Pastaza) lleva desde 1995 trabajando con las más de 120 comunidades de la región de Pastaza para mejorar la conservación del medio ambiente, la cultura y la historia de estos pueblos Kanelo-Kichwa generando nuevos trabajos e ingresos.

La filosofía del proyecto se basa en la coordinación entre las tres partes involucradas, Atacapi, OPIP y las comunidades, para desarrollar programas turísticos competitivos. 

Estos programas intentan asegurar el aprendizaje mutuo entre anfitriones y turistas, la gestión sostenible de los recursos turísticos y la minimización de los impactos del turismo en el medio ambiente y la vida de la comunidad, para asegurar esto último el número de visitantes está limitado a 15 en cada comunidad al mismo tiempo (Gualinga Montalvo, 2002: 154-156).

CONCLUSIONES:

  • The World Travel & Tourism Council (WTTC) prevé un crecimiento en turismo comunitario del 35% entre 2017 y 2020. 

 

  • A nivel global, los viajeros más interesados en el turismo comunitario son los alemanes, los holandeses y los franceses.

 

  • 3 ejemplos de turismo comunitario pionero en Ecuador: Agua blanca, Capirona-RICANCIE y Atacapi-OPIP

 

  • El perfil del turista comunitario es el segmento de parejas jóvenes, usualmente mochileros, y de parejas de entre 50 y 60 años, con características parecidas a las de los mochileros pero con mayor poder adquisitivo y mayores exigencias de comodidad y servicios en el destino

 

  • Las principales barreras que presenta la oferta de turismo comunitario para mejorar sus resultados son: la calidad de las instalaciones, las dificultades de comunicación entre huéspedes y anfitriones y el exceso de popularidad que puede desembocar en masificación.

Sobre Ostelea, School of Tourism & Hospitality (www.ostelea.com) 

Es un centro Universitario Internacional especializado en la formación de líderes y directivos de la industria del Hospitality y del Turismo. Cuenta con el apoyo de tres partners académicos de lujo, EAE Business School, L’Universitat de Lleida y la Universidad Rey Juan Carlos. Ostelea es miembro afiliado de OMT (La Organización Mundial del Turismo).

En la actualidad, el Máster en Gestión Internacional del Turismo ha sido reconocido por tercer año consecutivo como uno de los mejores 20 máster del mundo en la categoría de Turismo & Hospitality, según el Ranking “Eduniversal Best Masters Ranking Worldwide 2019″ y según el Ranking El Mundo 2018, mejor máster de Barcelona y cuarto en España en su categoría.

El Máster en Organización de Eventos, Protocolo y Turismo de Negocio (MICE) de Barcelona, ha quedado clasificado como el primer máster de Barcelona y de España según el Ranking El Mundo 2019 en la categoría de Turismo Especializado y en el Top 10 a nivel internacional según Eduniversal 2019. El Máster en Dirección Hotelera y Restauración Full Time impartido en el campus de Barcelona ocupa puesto número 13 en el Ranking Eduniversal y el  Master in Sustainable Tourism Destinations and Regional Tourism Planning destaca porque es la primera vez que se presenta y entra con éxito en el ranking mundial ocupando el puesto número 41 en la categoría Sustainable Development and Environmental Management. Y único en España.