Balneario de Mondariz, Navidad de sensaciones donde se unen gastronomía, entorno histórico y tratamientos con glamour

Balneario de Mondariz - Navidad

-No solo hablan de un menú estrella, que lo hay,  ni de brindar con el tradicional lazo rojo en fin de año, que también lo hacen, o vestirse de fiesta para brillar en una fiesta-baile hasta la madrugada, uno de sus programas 10, sino que además invitan a recibir mimos navideños.

España es una referencia a la hora de celebrar las Navidades de lo más apetecible, y es que a la tradición de reunirse en una mesa con los seres queridos y degustar los platos “con saber hacer familiar” se une la posibilidad de vivir unos días especiales en entornos históricos y lugares que nos hacen regresar a la infancia. Y ese es el caso de Balneario de Mondariz que, cada año, se viste en Navidad para ofrecer el glamour de tres siglos de historia termal.  El placer de un turismo de sensaciones, compartiendo experiencias con personajes como Emilia Pardo Bazán, Arniches, Isaac Peral, John Rockefeller III o Galdós que han disfrutado de esta villa termal gallega que se considera un referente europeo del Salutem per Aqua y del termalismo mineromedicinal.

Balneario de Mondariz, relajarse y disfrutar en un espacio que guarda, entre sus paredes, la historia de tres siglos. Balneario de Mondariz nace en 1873, año en el que sus aguas fueron declaradas de Utilidad Pública por el Gobierno español, reconociendo sus propiedades mineromedicinales. 

Una villa termal  que dio origen al municipio más pequeño del país y  que continúa hoy en activo gracias a la recuperación de su actividad y de sus edificios por parte de un grupo de empresarios liderados por el coruñés Javier Solano Rodríguez-Losada, labor reconocida por los premios Mejor Balneario de España 2005 y 2006 y Mejor Alojamiento de Galicia 2007, además del Premio Conde Nast Traveler que lo destacó en 2012 como Mejor Spa de España.

“Esto no es un Balneario es el palacio de las aguas, ni en España ni en el extranjero hay nada superior….” Así describía el Nobel de literatura José de Echegaray la grandeza y suntuosidad del Balneario de Mondariz. 

La primera casa de baños fue construida en 1880 y a partir de ahí el Gran Hotel que, en 1900, rivalizó con los grandes balnearios de Baden-Baden, en Alemania, y Bath, en Londres. Unos edificios de servicios, y un sanatorio, ahora readaptado como centro de congresos, convirtieron el lugar en “La Compostela del enfermo”, según la denominaba Rodríguez Castelao. Un lugar de peregrinación para personas con diabetes, problemas de piel, anemia o piedras en el riñón que acudían a buscar soluciones al interior gallego bajo la prescripción de galenos nacionales e internacionales.

El nivel de los termalistas que acudían cada verano a Mondariz, llegó a convertir el Gran Hotel en un centro social, político y cultural del que dieron cuenta Emilia Pardo Bazán, José Echegaray o Galdós en sus escritos. Fiestas amenizadas por el cuarteto Bacarat, llegado cada año expresamente de París; reuniones políticas entre las que destaca la celebrada, en agosto de 1929, por el jefe del Gobierno español, Miguel Primo de Rivera, y el primer ministro de Portugal, Arthur Ivens Feraz a los que se unió posteriormente el jovencísimo John Rockefeller III, heredero de la mayor fortuna de los Estados Unidos; así como eventos culturales como el acto de entrada de  Rey Soto y Ramón Rodríguez Castelao en la Real Academia Galega. Una actividad que todavía hoy se mantiene con la visita de personalidades de diferentes sectores que llegan a Mondariz a disfrutar de un lugar de leyenda.

Toda una época de esplendor que ha dado paso a un centro moderno con un balneario a la carta, un circuito termal basado en la tradición Celta y el Palacio del Agua, un spa de 3.000 metros cuadrados de piscina interactiva. Una gestión propia que desarrolla varias líneas de negocio: hostelería, golf, termal, y cosmética natural. 

Un programa navideño, a la medida

En el Balneario de Mondariz, www.balneariodemondariz.com,  proponemos una forma diferente de disfrutar de las fiestas navideñas. No solo hablamos de un menú estrella, que lo hay,  ni de brindar con el tradicional lazo rojo en fin de año, que también lo hacemos, o vestirse de fiesta para brillar en una fiesta-baile hasta la madrugada, uno de nuestros programas 10, sino que además os invitamos a recibir mimos navideños.

Estas noches, en la villa termal apostamos por disfrutar de la mejor compañía mientras pruebas con un tratamiento corporal  que combina salud y belleza con las propiedades del cava y la riqueza de sus aguas mineromedicinales centenarias del balneario. Todo un lujo que será un programa especial a lo largo de todo el año  dentro de su Mondariz Enamora, una escapada pensada para disfrutar de las sensaciones en la que se incluyen tratamientos en pareja, una cena muy especial en un entorno histórico con platos realizados por el chef  Manuel Cuntín y música de violines, así como baños a la luz de la luna en el Palacio del Agua, su spa de 3.000 metros cuadrados y servicios de lujo.

¿Por qué Cavaterapia? No solo por lo emblemático del cava en estas fechas navideñas tan especiales, sino por las propiedades anti-age de las células madre vegetales de la uva, que ayudan a regenerar la piel, incrementando la producción de colágeno y elastina. El poder antioxidante de la uva hace de este tratamiento una magnífica cura antiedad. Y si esto lo combinas con las aguas centenarias de Mondariz, que ya destacaban los romanos y celtas como fórmula de juventud, el resultado no puede ser mejor.

El tratamiento de Cavaterapia  es un excelente tratamiento que previene el envejecimiento cutáneo, refuerza el sistema circulatorio, ayuda a eliminar la celulitis y tiene un gran efecto antiedematoso, lo que lo convierte en una terapia totalmente irresistible.

El tratamiento corporal de Cava consta de los siguientes pasos:  Baño de agua mineromedicinal, envoltura de cava, aplicación a presión de agua mineromedicinal  e hidratación corporal con aceite de cava.

Se puede realizar en una cabina dúo, para disfrutar de esta sensación en la mejor compañía, o en un espacio individual.