AGENDA MINIMA DEL TURISMO ECUATORIANO

Por Guido Calderón

Tras 10 años de un correismo que satanizó el ser empresario, bajo permanente ataque del sistema de rentas Internas y con el pavor de que expropien nuestros hoteles para implementar una cadena de  “Turismo Social” donde todos los seguidores del partido gobernante  vengan a pasar 3 días 2 noches gratis y todo incluido, al mismo estilo de Venetur en Venezuela; el sector turístico de Ecuador, no alcanza a redimensionar la nueva realidad, no infla sus pulmones con los aires de libertad y hemos pasado un año “mirando” al ministro saliente, Enrique Ponce de León y parecería que vamos a repetir esta actitud pasiva con la nueva Ministra Rosi Prado de Holguín.

El turismo tiene muchos actores igual de pasivos, que intentan superar el miedo que infundió una década de autoritarismo y se conforman con la satisfacción de haber sobrevivido, suerte que muchos no tuvieron.

El nombramiento de una nueva ministra, es buen momento para crear una Agenda Mínima, en la que estemos involucrados las Agencias emisivas, Turoperadores receptivos, hoteleros de diferentes categorías,  los gremios -que representan a una parte del sector no a todo-,  las silenciosas Cámaras, el Ministerio del Ambiente, facultades de turismo y afines, las direcciones municipales de turismo; y tratemos temas urgentes que se agravan cada día por la falta de conocimiento,  consenso,  control, regulación y  voluntad política.

Hay otros actores que se quedan fuera de lista y se debe tener cuidado por su alto grado de politización y el hábito de extorsionar a las autoridades de turno.

El tema de Airbnb va más allá de una competencia ilegal, sin parámetros a cumplir que no pagan impuestos; pasa por la calidad y seguridad. Cuartuchos apestosos con cámaras escondidas son parte de este servicio que devalúa los destinos y pone en riesgo a los turistas.

Recomponer la Direcciones Provinciales de Turismo es vital para que el representante del Ejecutivo tome decisiones con los Directores Municipales, y se acoplen las normas nacionales con las locales.

Las cifras falsas de turistas, devolver la obligatoriedad de afiliación a las Cámaras para frenar el descontrol, porque evidentemente control no hay; que el pensum universitario coincida con nuestras necesidades; la vergüenza y la pérdida abrumadora que genera TAME; los excesivos impuestos aéreos que nos merman conectividad, el nuevo papel del Mintur, porque el actual de poco sirve; son temas que deben ser tratados públicamente ante la Sociedad Ecuatoriana y vislumbremos el camino a seguir, como los han hecho Colombia y Perú.

Los saludos, los protocolos son muy bien venidos, pero es necesario dialogar de Turismo, que es lo que menos se hace en Ecuador, pues no superamos el escándalo de la semana que tapa el de la anterior y al callar abonamos a la incertidumbre y al deterioro de la actividad de la cual vivimos millones de ecuatorianos y se supone, es el futuro remplazo de los ingresos petroleros. GC/